Seguridad vial

Cambios en la ITV a partir del 20 de mayo con dos pruebas nuevas de inspección

Imagen de recurso de una estación de ITV.
Cambios en la ITV a partir del 20 de mayo con dos pruebas nuevas de inspección.
Europa Press
Imagen de recurso de una estación de ITV.

La nueva versión del Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV (v. 7.7.0) entra en vigor el 20 de mayo. Este introducirá dos nuevos procedimientos que incluyen la inspección del sistema de llamada de emergencia (eCall) y la recopilación de datos OBFCM (On-Board Fuel Consumption Meter). AECA-ITV, asociación que integra la práctica totalidad de las instalaciones de ITV, aclara que el procedimiento no cambiará, ya que estas nuevas pruebas no implicarán acciones adicionales por parte de los conductores que acudan a las estaciones. 

La introducción obligatoria del sistema eCall para nuevas homologaciones de vehículos presentadas a partir del 31 de marzo de 2018 ha contribuido a reducir el número de víctimas mortales, así como la gravedad de las lesiones causadas por los accidentes de tráfico, gracias al rápido aviso a los servicios de urgencia. Sin embargo, se trata de un elemento que se debe comprobar de forma periódica para asegurarse de que funciona de forma correcta durante toda la vida útil del vehículo. Por ello a partir de ahora las estaciones de ITV comenzarán a comprobar el correcto estado del sistema durante la inspección periódica de aquellos vehículos que lo lleven equipado.

Por su parte, desde AECA-ITV explican que la recopilación de datos OBFCM se trata de una nueva función que se le otorga a las ITV para la recogida de datos anonimizada con el fin de que se establezcan estrategias desde el punto de vista de seguridad vial y, en este caso, de protección del medioambiente, de acuerdo al funcionamiento real de los vehículos. La Comisión Europea insta a los Estados miembro a recopilar datos relativos al consumo de combustible y energía eléctrica obtenidos en condiciones reales en las estaciones de ITV como parte adicional a las comprobaciones periódicas a partir del 20 de mayo de 2023 a través de la lectura de los datos del puerto serie de los sistemas de diagnóstico a bordo.

No obstante, los datos recopilados no podrán ser usados, tratados o tenidos en cuenta de cara al resultado de la inspección, eliminándose una vez hayan sido reportados a la autoridad competente. Esta recopilación de datos es aplicable para vehículos ligeros matriculados a partir del 1 de enero de 2021 con las siguientes tecnologías: vehículos híbridos eléctricos enchufables, vehículos híbridos eléctricos no enchufables y vehículos de combustión puros (sin hibridación eléctrica).

Láminas adhesivas antisolares

Además de estas dos nuevas pruebas, la nueva versión del Manual de Procedimiento de la ITV clarifica y actualiza las personas a las que se les permite la instalación de láminas adhesivas antisolares en el parabrisas delantero. Con anterioridad, únicamente era posible su instalación en vehículos conducidos por personas diagnosticadas con lupus. Con la nueva versión del manual, se le permite a cualquier otra enfermedad cuyos efectos en cuanto a la exposición a los rayos UV sean equivalentes a los del lupus. Sin embargo, estas láminas deben estar homologadas y su instalación debidamente justificada.

Con la última actualización del documento, en junio del año pasado, se eliminó las restricciones impuestas en el proceso de inspección técnica como consecuencia de la pandemia. Volvieron así la comprobación del correcto estado del troquelado del bastidor y la certificación de la centralita electrónica del vehículo mediante el lector OBD (On Board Diagnostics), dos procesos para los que se requiere que el técnico entrase al habitáculo del coche.

El número de bastidor o VIN (Vehicle Identification Number) de un vehículo es una combinación única de 17 dígitos alfanuméricos que identifica los coches que se comercializan en Europa de forma exacta sin posibilidad de error. En la ITV, mediante inspección visual del número de bastidor se comprueba: su existencia, su estado (ilegible, manipulación aparente, incompleto) y la coincidencia con el número que figura en la documentación. De su lado, el OBD es un sistema que permite la conexión con un ordenador externo a la centralita electrónica del vehículo. La finalidad de la utilización de este sistema es la de comprobar la no existencia de errores o modificaciones no autorizadas en la centralita electrónica de control del vehículo.

Sanciones

De acuerdo con el régimen legal actual, tener la inspección técnica caducada puede conllevar una sanción económica de 200 o 500 euros, dependiendo del caso. Los casos posibles son tres:

Tener la ITV caducada. Esto implica tanto circular con el vehículo como tenerlo aparcado en el garaje o en la calle sin haber realizado la inspección técnica en la fecha en la que le correspondía, lo que conlleva una multa de 200 euros y la obligación inmediata de realizar la ITV.

Circular con la ITV desfavorable. Seguir circulando con el vehículo pese a que se le detectaron defectos graves que solo le permitirían desplazarse hasta el lugar de reparación genera una sanción de 200 euros. El titular del vehículo está obligado a reparar los defectos graves y volver a la estación de ITV, en un plazo máximo de 2 meses.

Circular con una ITV negativa. Se sigue circulando con el vehículo pese a que tenía defectos muy graves. Esto implica una sanción de 500 euros. Además, el vehículo no está autorizado a abandonar la estación de ITV por medios propios, sino que tendrá que hacerlo transportado por una grúa hasta el lugar de reparación y volver a la estación ITV, en un plazo máximo de dos meses.

Asimismo, si el usuario circula sin la ITV vigente, la compañía aseguradora no le dará cobertura en caso de siniestro, lo que puede originar unos elevados gastos para el propietario del vehículo en función de la gravedad. El Tribunal Supremo fijó en julio de 2020 que poner la pegatina de ITV en un coche que no la haya superado es delito de uso de certificación falsa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento