Máximos en julio

Los republicanos defienden su postura anticlima en plena ola de calor e incendios

Incendios Nueva York, EEUU
Incendios de Canadá que afectaron a Nueva York, EEUU
Lev Radin- Europa Press
Incendios Nueva York, EEUU

La lucha contra el cambio climático en Estados Unidos se ha convertido también en una lucha política. Los más negacionistas del Partido Republicano se han dedicado a bloquear todo tipo de negociación para reducir emisiones y mantienen, a toda costa, su política ‘anti clima’. Ahora no es la excepción. Las altas temperaturas que se han comenzado a vivir en los últimos años ya han provocado cientos de incendios forestales, inundaciones, lluvias, entre otros fenómenos naturales, que están provocando daños en el medioambiente y generando cambios en la sociedad. A pesar de ello, no dan su brazo a torcer para tomar nuevas medidas. 

Justo este julio se han alcanzado temperaturas nunca antes vistas y ha sido considerado como uno de los meses más calurosos de los últimos años. Esto mismo ha provocado diversos incendios forestales sin precedentes y olas de calor mortales alrededor del mundo. EEUU, por ejemplo, hace sólo unas semanas se vio afectado por la oleada de incendios que asolaban a Canadá y la ciudad de Nueva York se vio tapada de humo, lo que generó diversos problemas a los ciudadanos.

Sin embargo, los políticos negacionistas siguen pensando que el clima no afecta ni tiene relación con el cambio climático. Por ejemplo, el senador de Texas, John Cornyn, dijo cuando se le preguntó sobre su vínculo con el cambio climático, que “siempre” le enseñaron que “el clima no es lo mismo que el tiempo”. Por lo que el experto no da importancia a esta relación. Incluso, Cornyn dijo que establecer una correlación entre las recientes olas de calor y los incendios forestales y el cambio climático era "arrogancia".

Según indica Bloomberg, algunos de los principales republicanos del Capitolio dijeron que el clima reciente no los conmueve para adoptar una postura más agresiva sobre el calentamiento global, que es causado principalmente por la quema de combustibles fósiles por parte de los humanos. “Espero que no nos dejemos influir por las noticias del momento”, dijo el representante John Curtis, un republicano de Utah que preside el Caucus de Soluciones Climáticas Conservadoras. “Creo que a veces debemos tener cuidado cuando observamos anomalías en el clima en cuanto a si son o no parte de un patrón más grande o noticias del momento. Como no soy científico no paso mucho tiempo preocupándome por eso”, zanja.

Sin embargo, los expertos en esta área siguen insistiendo en que si no se tratan estos fenómenos meteorológicos, los próximos años serán aún peores. Haciendo caso omiso, este lado político ha negado y expresado sus dudas respecto al cambio climático. Por ejemplo, el año pasado se votó por la ley climática de los demócratas, pero ningún republicano dio su voto a favor. Aunque finalmente consiguió tener luz verde, hoy los ‘anti verdes’ incluso han pospuesto medidas para derogar medidas de esta normativa.

Aunque este conjunto también ha propuesto algunas medidas. Entre ellas quieren impulsar la eficiencia energética, la energía nuclear, y la captura de carbono, y la producción nacional de petróleo y gas porque “los combustibles fósiles se producen de manera más limpia y eficiente en Estados Unidos”. Sin embargo, no incluyen ningún tipo de mecanismo para limitar las emisiones o para el uso de combustibles fósiles, cayendo en uno de los factores más importantes para combatir el cambio climático y prevenir fenómenos naturales como los de este julio. 

Europa y el mundo, afectador por la ola de calor

Estados Unidos no es el único país que se ha visto golpeado por las altas temperaturas. El mismo Canadá, Italia, España, Grecia y otros se han visto afectados por fenómenos tanto de calor como por lluvias torrenciales poco comunes para las fechas. El problema, es que, ya no solo está afectando al medioambiente, sino que estos fenómenos también golpean a la economía y al turismo de verano de esta temporada. En Grecia han tenido que evacuar a miles de turistas por los incendios forestales, misma situación que en Cerdeña, Italia. 

Algunos destinos europeos "sufrirán" en los meses de verano cuando "no haya ningún lugar donde escapar del calor", dijo Eduardo Santander, director ejecutivo de la Comisión Europea de Viajes. Por esta misma razón los científicos aseguran que va a empeorar esta situación y que hay que enfocarse en ello. Un estudio de Karsten Haustein, climatólogo de la Universidad de Leipzig (Alemania), zanja que julio será el mes más caluroso jamás registrado, y puede haber sido el más caluroso en 120.000 años, con una temperatura media alrededor de 1,5°C más caliente de lo que era el planeta antes de calentarse por la quema de carbón, petróleo y gas, y otras actividades humanas.

"Los efectos del fenómeno de El Niño que se desarrolla este año se dejarán sentir aún con más fuerza en las temperaturas de la superficie global en 2024, por lo que si el mundo establece un nuevo récord en 2023 es probable que se supere rápidamente. La única manera de impedir que la Tierra siga calentándose y que los fenómenos extremos asociados al cambio climático se agraven es conseguir que las emisiones mundiales de CO2 se reduzcan a cero neto", indica Zeke Hausfather, investigador de Berkeley Earth durante la presentación del informe. 

Redactora de Clima

Periodista y Master en Gestión de Empresas de Comunicación. Me incorporé a 'La Información' en 2020 en el área de startups. Hoy llevo temas de Clima e Inmobiliario. Aterricé en España hace cuatro años atravesando el charco desde Santiago, Chile. Allí estuve en medios de comunicación como Televisa y RadioZeta, y en agencias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento