Logo del sitio

Temuera Morrison cree que su personaje habla demasiado en ‘El libro de Boba Fett’

Nunca habíamos visto a un cazarrecompensas tan locuaz.
Temuera Morrison
Temuera Morrison
Disney

Durante décadas, Boba Fett solo fue una armadura cool. Es decir, el cazarrecompensas que debutara en el Holiday Special de Star Wars (la mejor forma de debutar, si nos preguntas) pronunciaba un par de frases entre El imperio contraataca y El retorno del Jedi, pero sobre todo se limitaba a posar muy amenazante hasta que sufría una muerte humillante en el foso del Sarlacc. No obstante, The Mandalorian confirmó dentro de la continuidad principal de la saga que Fett había sobrevivido, paralelamente a que el personaje interpretado por Temuera Morrison se uniera a Mando y Baby Yoda en su aventura.

El libro de Boba Fett no es otra cosa que un spin-off de The Mandalorian, pero también una oportunidad de conocer por fin qué se oculta tras el casco. La serie desarrollada por Jon Favreau, Dave Filoni y Robert Rodriguez ha estrenado hasta la fecha tres episodios en Disney+, y más allá de esas motos de colores que han irritado a parte del fandom destacan por dos motivos: Fett aparece gran parte del tiempo sin el casco, y además habla mucho. Como nuevo jefe del crimen de Tatooine en forzosa sucesión de Jabba y Bip Fortuna, no le queda otra, pero lo cierto es que a Morrison esto le incomodó bastante.

Entrevistado por NME, el actor que también interpretara al padre de Boba, Jango (y que sirve de rostro a todos los soldados clon del universo de George Lucas) afirmó su creencia de que el protagonista de El libro de Boba Fett habla demasiado. Algo no muy adecuado cuando, en su opinión, Boba debería ser enigmático a toda costa. “Esperaba no tener que hablar tanto como lo hago en los dos primeros episodios. Hablo demasiado, de hecho”, explica Morrison, que en la serie está siempre acompañado de su guardaespaldas Fennec Shand (Ming-Na Wen). “De hecho al principio intenté pasarle mis frases a Ming-Na Wen”.

“Le dije al director ‘disculpa, realmente creo que Ming-Na debería decir estas líneas porque quiero seguir siendo misterioso, quiero quedarme callado’”. Wen estaba presente en la entrevista, y reaccionó bromeando a las declaraciones de Morrison. “Sabía lo que estaba haciendo. No solo intentaba ser un actor generoso, que lo es, estaba intentando encasquetarme parte de su trabajo”. El afán de Morrison por recortarle diálogo al protagonista llegó hasta el punto de una intentona aprovechando un día que Favreau se había ausentado del set.

Fue cuando acudió a uno de los guionistas de El libro de Boba Fett, Noah Kloon. “Le dije a Noah ‘en esta escena hablo demasiado, Boba Fett no habla tanto, tengo dos párrafos enteros y deberíamos deshacernos de todo esto; Jon se va a Atlanta, así que no le digas nada'”. Poco después Morrison recibió una llamada desde Atlanta. “‘Jon quiere que digas el diálogo completo, ya lo cortaremos más tarde’”, dice Morrison que le dijeron. “Nos vigilaba desde todas partes”. No había forma, Boba Fett se había convertido oficialmente en un charlatán.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento