"Pose' refleja los problemas de las personas racializadas y LGTBIQ en EE UU": Mother Silvi ManneQueen, precursora de la escena ballroom en España

Hablamos con Mother Silvi ManneQueen, quien lleva desde 2014 importando la cultura ballroom en nuestro país.
'Pose'
Imagen de Elektra en 'Pose'
Cinemanía

La tercera (y última) temporada de Pose llega a FX. Blanca, Angel y el resto de la Casa Evangelista se enfrentan a algunos de los retos más difíciles ante el inminente avance del VIH, que afectará a la familia en su conjunto. Los espectadores tendrán que decir adiós a las pasarelas, el voguing y la cultura ballroom. 

Ryan Murphy ha ayudado a visibilizar este movimiento contracultural a través de los episodios de la ficción. Una corriente que estos últimos años ha llegado a nuestro país para quedarse, de la mano la pionera de la escena ballroom y sus balls, Silvi ManneQueen.

¿Cómo ves la representación de los balls y el voguing en la serie Pose de Ryan Murphy? 

Creo que, a pesar de ser una serie de ficción, refleja todo el trasfondo social y los problemas del día a día a los que se tenían que enfrentar las personas racializadas y del colectivo LGTBIQ en aquella época en EEUU. Muestra la necesidad de aceptación, apoyo, comunidad y el carácter reivindicativo de la cultura ballroom, además de contar con capítulos muy pedagógicos, que hacen entender un poco más todo lo que hay detrás de un dip.

¿Qué referentes sobre este movimiento podemos encontrar en series y películas en general, que continúan la senda de algunas producciones tan conocidas como Paris is Burning (1990) de Jennie Livingston?

Existen otros referentes de carácter documental sobre la cultura ballroom como Paris is Burning, Kiki, How do i Look, My House, entre otros. También el año pasado hubo un reality show en EEUU llamado Legendary.

En 2018 en Madrid me encargué de comisariar un Ciclo Documental de cine en la Sala Equis llamado Pump da beat, proyectando algunos de los documentales mencionados y acompañados de charlas. 

En España es casi imposible ver referentes cinéfilos o seriéfilos sobre la cultura ballroom o el vogue, ¿crees que la coincidencia en el tiempo con la Movida Madrileña impidió que aterrizara en nuestro país?

La escena ballroom es algo muy underground que no forma de la cultura española, ya que surge de la necesidad de espacios seguros, liberadores y al mismo tiempo reivindicativos de un colectivo LGTBIQ mayoritariamente negro y latino. Actualmente la población española es más diversa y hay más difusión mediática para que se conozca un poco más.

¿Qué empuja a un grupo de personas a unirse mediante las ballrooms?

Creo que hay una necesidad de visibilidad, de aceptación, de sentir que perteneces a algo (comunidad, casa) donde poder recibir apoyo; necesidad de tener un espacio donde sentirse liberada, aplaudida y empoderada por todo aquello que ahí fuera, en la vida real, sigue siendo un estigma (raza, género, identidad, orientación sexual, cuerpos no normativos, VIH, etc). 

¿Cuál es su historia en España y la tuya propia con este movimiento cultural?

En sus orígenes residía en Madrid Carmen Xtravaganza, una mujer trans perteneciente a la escena ballroom americana que hacía fiestas con temáticas en discotecas (house of Devotions). Por mi parte, fue en 2014, tras varios viajes a EEUU y Europa, cuando decidí organizar la primera ball en España con el fin de compartir con mi comunidad ese espacio seguro, reivindicativo y de empoderamiento y generar escena.

He organizado balls desde entonces de manera consecutiva hasta 2020 y algunas kiki balls también para la escena más fresca y amateur, donde los estándares son un poco menos exigentes. Además de organizar talleres, charlas o performances con personas referentes de la escena internacional europea y americana, con el fin de que compartan sus experiencias, esencia y talentos.

¿También existen elementos como las casas, la lucha LGTBIQ, la pugna contra la prostitución, la drogadicción, la pobreza, el estigma del VIH...?

Las casas son como alianzas o hermandades, yo lo llamaría familias elegidas, que se convierten en equipos que compiten en las balls, por trofeos, prestigio e incluso alguna vez por premios en metálico. Dichos elementos que mencionas no dejan de ser consecuencias de los problemas a los que todavía hoy el colectivo LGTBIQ enfrenta.

¿Cómo ha afectado la Covid a vuestras celebraciones y cómo suelen realizarse en un escenario normal?

Se han reducido notablemente, ya que son concentraciones donde no existe mucha distancia social. Se celebran a veces de manera más underground, sin casi anunciarse, por el tema del aforo, por y para la comunidad, sin que venga público externo. Se han celebrado algunas balls con altas medidas de seguridad como Voguing de una Noche de Verano, el pasado agosto, como parte de Veranos de la Villa. A pesar de que la esencia de la escena ballroom no era la misma (por tener que llevar mascarilla y estar sentado en una silla sin poder levantarse) muchas personas lo necesitaban después de haber estado tres meses y medio de confinamiento en casa, ya que han sido meses de reflexión, de encontrarse con uno misme o de haberse sentido con la alas replegadas.

¿Crees que la llegada de programas de TV como RuPaul's Drag Race han permitido una mayor visibilización de la cultura ballroom con sus lecturas, su pasarela por categorías, sus bailes, sus premios...?

Pienso que es un programa que ha hecho que más personas conozcan algunos aspectos característicos de la escena (el uso de jerga, el reading, lucir los outfits en la pasarela), pero no todos. Hoy, cualquiera que quiera conocer más a fondo todo lo que hay detrás del baile y la parte más de espectáculo, solo tiene que coger su teléfono e investigar un poco.

Madonna fue una de las artistas que más popularización la escena ballroom, pero esto no quitó que recibiera diversas críticas por apropiación cultural. ¿Realmente videoclips como Vogue de Madonna ayudaron a situar en el panorama actual esta escena y el voguing?

Pienso que Madonna hizo del voguing como baile algo mainstream, pero no la cultura o escena que hay detrás. Sí que contó para sus tours y videoclips con algunos de bailarines pertenecientes a la escena, pero está claro que ella no inventó nada, que viene de mucho más atrás (es algo que en la propia serie Pose se ve).

Muchos otros videoclips han seguido recogiendo el vogue, pero las ballrooms continúan siendo eventos bastante desconocidos para la sociedad general, a pesar de que la situación del colectivo LGTBIQ ha cambiado mucho afortunadamente...

Bueno, pienso que si fuese totalmente mainstream y conocido por la sociedad en general, la escena ballroom podría dejar de ser un espacio seguro para muchas personas. Deberían cambiar muchas cosas en la sociedad para que no hiciesen falta estos espacios o no fuera necesario una lucha LGTBIQ.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento