La nueva serie de HBO Max basada en el famoso divorcio y escándalo sexual entre los duques de Argyll

'Un escándalo muy británico' es la nueva serie de BBC disponible en España a través de la plataforma de HBO. 
'Un escándalo muy británico'
'Un escándalo muy británico'
Cinemanía

Algunas ficciones como The Crown han demostrado que los escándalos entre la aristocracia británica atrapan y dan para numerosos capítulos. Conocedora de este hecho, BBC estrenaba recientemente la miniserie Un escándalo muy británico, una ficción en la que se narra el polémico episodio del divorcio de los duques de Argyll en los años 60 y que está disponible en España a través de HBO Max. 

La vida de la millonaria Margaret Whigham fue conflictiva desde su propia juventud, ya que antes de su matrimonio a los 20 años con el empresario Charles Sweeny se había comprometido varias veces y había sufrido un aborto ilegal. Su primer matrimonio paralizaría a la sociedad londinense en 1933, quien amaba estos grandes eventos. 

Su relación con el duque de Argyll

Después de 13 años de matrimonio, dos hijos y hasta ocho abortos, la pareja se divorciaba amistosamente y aquí es cuando entró en juego el duque Argyll, Ian Campbell. Un hombre acusado de alcohólico, maltratador y ludópata, que arrastraba los traumas ocasionados después de ser prisionero de guerra en Alemania. El matrimonio entre ambos sería conflictivo desde el comienzo. 

El divorcio llegaba en 1963 después de un extenso proceso penal, donde ambos intercambiarían algunos reproches graves. Por parte de Margaret, la mujer falsificó evidencias para demostrar que los hijos del duque eran ilegítimos y le acusó de infiel con su propia madrastra. Unos hechos que complicarían la situación. 

El duque conseguía una orden judicial para que Margaret estuviera alejada de su casa y sacó a la luz unas controvertidas fotografías en las que presuntamente Margaret realizaba una felación a otro hombre, identificando a esta por su característico collar de perlas. 

Felaciones, ninfomanía y victimización 

A partir de entonces, todo el juicio giraría en torno a la identidad del amante y la posible ninfomanía de Margaret, incluso buscando el motivo de su gusto por el sexo en un accidente por el que cayó por el hueco de un ascensor. Además, muchos comenzarían a señalar sus affairs y sus compañías, siendo muchos de sus amigos señalados como gays, por lo que ella decidió callar para no ponerlos en peligro. 

Margaret jamás podría recuperase de este escándalo, mientras que el duque conseguiría victimarse ante los ojos de la sociedad. Una historia en la que ahora ahonda la guionista Sarah Phelps en Un escándalo muy británico, para denunciar el escarnio que sufrió Margaret por ser mujer y no seguir el canon tradicional de las relaciones de la época. 

La miniserie de tres episodios está dirigida por Anne Sewitsky (Black Mirror) y protagonizada por los inmensos Claire Foy y Paul Bettany, quienes se introducen en la piel de la polémica pareja. Una producción que dará de qué hablar y que muchos señalan ya como la posible gran triunfadora de la próxima edición de los BAFTA de la televisión. 

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento