La actriz de ‘Love Actually’ que fue estafada y se vio obligada a vestir ropa de muerto

La secretaria de Hught Grant en el clásico navideño fallecía recientemente en trágicas circunstancias. 
La actriz de ‘Love Actually’ que fue estafada y se vio obligada a vestir ropa de muerto
La actriz de ‘Love Actually’ que fue estafada y se vio obligada a vestir ropa de muerto
Cinemanía

Recientemente, la noticia sobre el reencuentro del reparto de Love Actually, por su 20 aniversario, saltaba a la plana de los medios internacionales. Un hecho que ha propiciado una explosión de curiosidades sobre el clásico navideño, entre la que encontramos la trágica historia de la actriz de reparto Margaret Wright.

Conocida también como Meg Wynn Owen, la intérprete británica cuenta en su filmografía con títulos como Love Actually (donde hizo de la secretaria de Hugh Grant), Orgullo y Prejuicio y la serie Doctor Who. Una serie de títulos en los que contó con pequeños papeles, pero que fueron suficientes para granjearle cierta fama en la industria cinematográfica. Sin embargo, su vida personal se transformó en una verdadera tragedia.

Estafada por un diseñador de vestuario 

Los últimos años de Margaret Wright, quien falleció el verano pasado a los 82 años, se convirtieron en un verdadero infierno. Un concatenación de sucesos trágicos que comenzaron en 2014, cuando el diseñador de vestuario y gran amigo de Wright, Brian Malam, estafó a la actriz. Un momento en el que esta ya sufría demencia.

Ambos se conocieron en sus respectivos trabajos en la BBC, donde establecieron un fuerte vínculo de amistad. Esto causó que la actriz incapacitada le firmara un poder notarial para que le ayudara a administrar su dinero. Ante el avance de su enfermedad, Wright fue ingresada en una residencia, donde Malam dejó de visitarla. 

Aunque los primeros gastos del geriátrico fueron saldados por el diseñador, este pronto dejó de pagar las facturas de Wright. La actriz y los trabajadores de la residencia comprobaron entonces sus cuentas personales, descubriendo que Malam le había robado 65.000 libras en unos cuatro años e incluso una de ellas contaba con un saldo negativo.

El centro dejó que la mujer continuara allí, pero la ausencia de ingresos provocó que no pudiera comprarse ropa, por lo que se vio obligada a vestir prendas de los residentes que iban falleciendo. Mientras tanto, los trabajadores del lugar intentaron tender una mano a la mujer con tareas como cortarle el pelo, un gasto que tampoco podía permitirse en una peluquería. 

Malam fue detenido y se declaró culpable, por lo que fue condenado a 32 meses en prisión. Una pena reducida después de que él mismo demostrara ante el tribunal sus problemas con el alcohol y sus conflictos financieros, que le obligaron a tomar el dinero para seguir sobreviviendo. Un hombre responsable de que Wright viviera los peores años de su vida, antes de que nos dejara. 

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento