Logo del sitio

“El consentimiento es importante”: Jesse Williams (‘Anatomía de Grey’) y la filtración de su vídeo desnudo

Fue grabado por el público durante una escena de la representación teatral de ‘Take Me Out’.
Jesse Williams en 'Anatomía de Grey'
Jesse Williams en 'Anatomía de Grey'

Luego de tener una carrera prominente en el audiovisual, a través de La cabaña del bosque o la famosa serie Anatomía de Grey (donde encarnaba al doctor Jackson Avery), Jesse Williams ha triunfado del todo sobre las tablas. Desde el pasado abril protagoniza dentro del circuito de Broadway, en el Second Stage Theater, la obra de teatro Take Me Out. Creada por Richard Greenberg, esta historia sobre un jugador de béisbol que confiesa su homosexualidad (desarrollándose la mayor parte de la trama en el vestuario del equipo), se representó por primera vez en 2002, pero su nueva exhibición ha deparado aplausos unánimes, sobre todo en lo relativo a la interpretación central de Williams.

Tanto como para aspirar a cuatro premios Tony, incluido uno para Williams como Mejor actor. Tristemente, esta cúspide para su trayectoria se ha visto manchada con un desagradable incidente, pues la obra exige un desnudo frontal del actor, y durante una de sus representaciones esta escena fue grabada por el móvil de un miembro del público y subida a Internet. El desnudo de Williams está ahora circulando por redes, y ha dado pie a un debate sobre qué medidas tomar para impedir este tipo de actos. Curiosamente, a Williams no parece que le haya importado mucho. “Nuestro trabajo es salir ahí fuera cada noche, pase lo que pase. No estoy preocupado por ello. No debo preocuparme”, explicó en el espacio Tony Awards: Meet the Nominees, del que se hace eco Deadline.

Aunque Williams decida tomarse lo ocurrido sin dramatismos, es consciente de su gravedad, y de que los actores “deben defenderse”. “Creo que el consentimiento es importante. Así que tengamos esto en cuenta de forma universal”, afirma, y destaca cómo a pesar de que el teatro es un espacio sagrado, “no todo el mundo lo entiende”. Paralelamente, durante una entrevista con Andy Cohen, Williams señaló que “han hecho un escándalo de ello, pero es un cuerpo; lo ves y da igual”. Su reacción contrasta con la respuesta del Second Stage Theater y muy especialmente con la del sindicato de intérpretes teatrales, la Actor’s Equity Association que no ha dudado en condenar la grabación.

“Nosotros aceptamos abrirnos en el escenario para contar historias difíciles e incómodas. Lo que no significa que estos momentos de vulnerabilidad puedan compartirse en masa”, ha declarado Kate Shindle, presidenta del organismo, que describe lo ocurrido como “acoso sexual, una espantosa violación del consentimiento”. “Tomar fotos desnudo de alguien sin su consentimiento algo nocivo y puede acarrear serias consecuencias legales”, aseguran por su parte desde el Second Stage Theater, cuya directiva ya ha resuelto instalar en adelante cámaras con sistema de infrarrojos para captar actividad de móviles y poder hacer zoom a los espectadores, de forma que sean identificados.

Antes ya existía otra medida destinada al mismo fin: obligar al público a introducir sus teléfonos en fundas antes del espectáculo, pero algunos espectadores lograban abrirlas. Aunque el teatro ya se haya embarcado en resolver esta situación, persiste la duda de qué hacer si los espectadores son sorprendidos grabando. “No sabemos aún si detendremos la función o pediremos a un encargado de seguridad que expulse a esa persona”.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento