Antes de 'Bruja Escarlata y Visión', Kathryn Hahn ya molaba un montón

Esa canción y esa carcajada nos han ayudado a descubrir a la intérprete de Agatha Harkness como una de las mejores actrices cómicas de la actualidad. 
Kathryn Hahn en 'Bruja Escarlata y Visión'.
Kathryn Hahn en 'Bruja Escarlata y Visión'.
Cinemanía

Al final, había sido ella todo el tiempo. Y no solo en lo que a Wanda Maximoff se refiere. Es verdad que el último capítulo hasta la fecha de Bruja Escalata y Visión nos ha revelado a Kathryn Hahn como el arma secreta de la serie de Marvel (confiésalo: sin sus intervenciones, el show perdería enteros), pero también ha puesto en su justo lugar a una de las actrices más infravaloradas de la actualidad. Si por "actualidad" entendemos "de los últimos 20 años", claro.

En 2001, precisamente, fue cuando Hahn se estrenó en ficción interpretando a Lily Lebowski en Crossing Jordan, la serie protagonizada por Jill Hennesy como forense atacada de los nervios. Hasta ese momento, la actriz había dado tumbos (su primer trabajo en TV fue prestando su voz a las marionetas de un programa para niños), pero el productor Tim Krig tenía tanta confianza en su talento que creó el papel de la secretaria Lily Lebowski solo para ella. 

Aun así, la revelación de Hahn como actriz cómica con un filo oculto tardaría en llegar. Su talento, de primeras, le permitió sobrevivir a papeles rutinarios de 'amiga de la prota' en comedias románticas tales que Cómo perder a un chico en diez días. 

Y, aunque su rol en El reportero se quedó en la sala de montaje, Will Ferrell acabó resarciéndola mediante esta escena, una de las más gloriosas de Hermanos por pelotas. Obsérvese cómo, para Kathryn, la seducción no está reñida con el vocabulario anatómicamente correcto. 

Kathryn Hahn en 'Hermanos por pelotas'.
Kathryn Hahn en 'Hermanos por pelotas'.

Desde este momento, la actriz funcionó como arma secreta para innumerables filmes y series, ya fueran cómicas o dramáticas. Ya podía participar de las odas al mal rollo de Sam Mendes en Revolutionary Road o simular un parto con mallas de aeróbic en los inevitables vídeos para Funny or Die!, que siempre lo haría bien. 

Aunque en la filmografía de Hahn hay abundancia de títulos olvidables (¿recuerdas ese remake de La vida secreta de Walter Mitty con Ben Stiller? nosotros tampoco), también ha deparado escenas tan gloriosas como esta de Somos los Miller. Desde que la vimos junto a Nick Offerman, proponiéndole un poco de cancaneo swinger a Jennifer Aniston y Jason Sudeikis, nuestra vida sexual nunca ha vuelto a ser la misma. 

Y, ya que mencionamos a Offerman, recordemos que Hahn también tuvo un papel en Parks and Recreation, una de las series más valiosas de lo que llevamos de siglo. Su Jen fue toda una bruja (de la política, en este caso) que ofreció memorables encontronazos con la infatigable Leslie Knope de Amy Poehler. 

De la misma manera, no podemos olvidarnos de su trabajo en otras series como Girls, Happy-ish y Transparent, esta última responsable de su única nominación al Emmy hasta la fecha. ¿Volveremos a verla como candidata gracias a la magia de Agatha Harkness? 

Asimismo, aunque ni Malas madres ni su secuela vayan a pasar a la historia de la comedia, hay que admitir que el trabajo de Hahn como esteticién hija de Susan Sarandon resultaba de lo más salvable de esas películas. Sobre todo si recordamos escenas como esta de Malas madres 2. El gran desmadre. 

Debido a todo esto, podemos lamentar que Kathryn Hahhn solo haya tenido hasta la fecha una serie como protagonista. Hablamos de La señora Fletcher, que no tenía nada que ver con Angela Lansbury sino con los cambios en la vida de una madre soltera cuando su hijo se va de casa. Por desgracia, este trabajo fue muy efímero, puesto que solo tuvo una temporada en 2019. 

Aun así, el futuro de la actriz parece brillante. No es solo que Bruja Escarlata y Visión haya revelado su talento al gran público más allá del perfil de secundaria graciosa: también se trata de que en, el futuro, la veremos en The Shrink Next Door, la serie que preparan sus viejos conocidos Paul Rudd y Will Ferrell para Apple TV+. Con semejante equipo, las risas y la vergüenza ajena (de risa) están garantizadas. 

Y si a toda esta lista de virtudes sumamos este vídeo… pues a lo mejor va a ser verdad que tiene poderes mágicos. Por lo pronto, el de dejarnos patidifusos con solo un gesto. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento