“Tenemos que hacer películas más relevantes”: En Netflix no están contentos con ‘6 en la sombra’

Pese a su gran éxito de audiencia, no hay intención de producir una secuela con Michael Bay.
Fotograma de '6 en la sombra'
Fotograma de '6 en la sombra'
Netflix

Entre los múltiples planes de Netflix para el futuro se extrae una intención clara: conseguir franquicias. Franquicias que enganchen a sus suscriptores, que se prolonguen en secuelas o universos cinematográficos apuntalando una imagen de marca que vaya más allá del “estreno semanal” al que siempre se han limitado al margen de la recepción de sus series. Es lo que explica el actual desarrollo de continuaciones de Ejército de los muertos, Tyler Rake, Enola Holmes y La vieja guardia, paralelamente a la producción de las secuelas de Puñales por la espalda y la concepción de The Gray Man (dirigida por los hermanos Russo) como el inicio de una saga. Pero no todos los éxitos de Netflix van a tener continuidad.

La plataforma de streaming no planea desarrollar ninguna secuela para 6 en la sombra, película dirigida por Michael Bay y estrenada con un mayúsculo éxito de audiencia en 2019. El film protagonizado por Ryan Reynolds, con más de 83 millones de espectadores, ha logrado más visibilidad que Enola Holmes o La vieja guardia, pero en Netflix no parecen cómodos con sus resultados. Entrevistado por Variety, el responsable de la producción de originales Netflix Scott Stuber ha reflexionado sobre el asunto, y aclarado por qué no se plantean darle dinero a Bay para que ruede una secuela. “No creemos haber llegado ahí de forma creativa”.

“Fue un buen tanto, pero al final del día sentimos que no habíamos dado en la diana para justificar un regreso. Simplemente no había un amor tan profundo por esos personajes o ese mundo”, prosigue Stuber. 6 en la sombra costó 150 millones de dólares, y su afluencia entre el público contrastó con la fría recepción crítica, habitual por otra parte en el cine de Bay. “Tenemos que ser más consistentes y hacer películas más culturalmente relevantes, para colocarlas en el zeitgeist. Sabemos que la audiencia estará allí para esas películas, pero queremos que impacten en sus conversaciones con amigos cuando comenten ‘ey, ¿has oído hablar de La vieja guarida?’”, concluía Stuber.

De sus palabras podemos deducir que Netflix prefiere vincular su imagen de marca a otro tipo de películas, que puedan dar más conversación y (quizá) apelar a inquietudes de índole social. En su infatigable carrera para erguirse como una gran productora de Hollywood con presencia en los Oscar, Netflix ha dado cobijo a autores como Martin Scorsese, Alfonso Cuarón, David Fincher o Spike Lee, y al parecer quiere compartimentar su presencia con la de sagas de entretenimiento con una mayor aceptación que la que pudo tener 6 en la sombra, triunfo de audiencia aparte. Está por ver, ahora, si las palabras de Stuber implican que Bay no volverá a trabajar con la plataforma.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento