Logo del sitio

Juliette Binoche protagoniza el cartel de San Sebastián 2022 (y recibirá el Premio Donostia)

La 70 edición del certamen se desarrollará del 16 al 24 de septiembre.
Juliette Binoche en 'Un sol interior'
Juliette Binoche en 'Un sol interior'

Ya sabemos quién será uno de los Premios Donostia del Festival de San Sebastián, y es uno que sorprende que no se haya dado hasta ahora. Juliette Binoche es una de las actrices imprescindibles del panorama internacional, como figura básica del cine europeo y ganadora del Oscar, y su carrera será homenajeada en la 70 edición del Festival de San Sebastián, a celebrarse entre el 16 y el 24 de septiembre. La ceremonia de entrega tendrá lugar en el Auditorio Kursaal, y en ella se proyectará uno de los últimos trabajos de Binoche: Fuego, por la que Claire Denis (en su tercera colaboración con Binoche tras High Life y Un sol interior) ganó el Oso de Plata a Mejor dirección en el último Festival de Berlín.

La última vez que Binoche visitó San Sebastián fue en 2018, cuando acudió a presentar la citada High Life junto a Viaje a Nara, de Naomi Kawase. Además de ser el Premio Donostia de esta edición, Binoche es la máxima protagonista de su póster oficial, para el que ha sido retratada por Brigitte Lacombe: fotógrafa de enorme prestigio que ha trabajado en los rodajes de Federico Fellini, Martin Scorsese, Quentin Tarantino, Sofia Coppola o Steven Spielberg. El póster ha sido publicado en combinación a los correspondientes a cada sección del Festival, siendo esta la primera vez que recibe uno propio Zinemira, dedicada al cine vasco. Tanto esta como los relativos a Perlas, Nuevos directores u Horizontes latinos tienen en común un diseño basado en rostros y miradas.

Dimensión es la compañía vasca que se ha encargado de estos carteles, y su responsable Guille Viglione explica que quería que fuera “un homenaje a la mirada” y “a todas las formas de mirar la vida y el cine”. Pues “el cine es una forma de mirada, el director construye una realidad filtrada por su mirada, el espectador ensancha su visión del mundo, y los intérpretes miran a cámara para transmitir la esencia de su personaje”. “En estos tiempos dispersos cuantas más cosas pretendemos ver, menos tiempo queda para observar. Podemos afirmar que detener la mirada en algo es apreciarlo. Observar, capturar los detalles, desmenuzar con los ojos, no solo involucra la vista, también el sentimiento”, concluye.

Binoche, actriz parisina de 58 años, debutó en el cine a principios de los 80, pudiendo trabajar desde el principio con autores como Jean-Luc Godard o, especialmente, Leos Carax, que le llevó a la fama con Mala sangre en 1986 y volvió a recurrir a sus servicios en Los amantes del Pont-Neuf. A principios de los 90 Binoche encabezó el terremoto crítico de la trilogía Tres colores de Krzystof Kieslowski, por la que ganó un César y el premio a Mejor actriz en Venecia, antes de obtener el Oscar por El paciente inglés. Binoche ha logrado alternar su trabajo en Europa con algunos papeles en Hollywood (se le ha visto en Godzilla o Ghost in the Shell), siendo no obstante el primer ámbito donde es más conocida.

Y es que la cantidad y renombre de cineastas con las que ha colaborado a lo largo de cuatro décadas es apabullante. Binoche ganó el premio a Mejor actriz en Cannes por Copia certificada de Abbas Kiarostami, y en su currículum encontramos obras de Michael Haneke, Abel Ferrara, Hou Hsiao-Hsien, David Cronenberg, Olivier Assayas, Hirokazu Koreeda o Isabel Coixet.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento