Logo del sitio

“Era mucho más brutal”: Joe Wright sobre los cambios que sufrió ‘La mujer en la ventana’ para estrenarse

El director acaba de presentar su nueva película, una versión de ‘Cyrano’ con Peter Dinklage.
Fotograma de 'La mujer en la ventana'
Fotograma de 'La mujer en la ventana'
Netflix

La mujer en la ventana fue una patata caliente desde el principio. Daba igual la reputación que una vez atesorara Joe Wright (matizada por Pan: Viaje a Nunca Jamás) o su presencia en películas Oscar friendly (recordemos, o intentémoslo al menos, El instante más oscuro): nadie de las altas instancias veía claro qué quería hacer con esta adaptación de la novela de A.J. Finn. Wright buscaba un crudo thriller psicológico con múltiples referencias a Hitchcock, De Palma e incluso al giallo, y aunque estas podían ser localizadas en La mujer en la ventana que finalmente vimos, el guion era demasiado caótico como para fijarse.

La película protagonizada por Amy Adams iba a ser distribuida originalmente por 20th Century Studios, pero la sucesión de pases de prueba decepcionantes movió a Disney a vendérsela a Netflix, luego de unos cuantos reshoots a cargo de Tony Gilroy (que, sustituyendo al dramaturgo Tracy Letts, guionista original, venía a resolver un entuerto similar al que afrontó en Rogue One: Una historia de Star Wars). Hoy Wright, recuperado de la avalancha de malas críticas con las que se topó La mujer en la ventana a su lanzamiento en mayo de 2021, estrena nueva película, Cyrano: un musical con Peter Dinklage. Durante su promoción ya ha salido un par de veces La mujer en la ventana, como es inevitable.

Wright describe el desarrollo de La mujer en la ventana como “una larga, prolongada y frustrante experiencia”. Tenía grandes ambiciones depositadas en este thriller donde una reclusa alcohólica (Adams) se ve involucrada en el supuesto asesinato de una vecina (Julianne Moore) pero, como dijo en su momento, esta historia llegó a tener “demasiados cocineros”. “La película que al final se estrenó no era la que yo hice originalmente. Fue como ‘oh, maldita sea, vive y aprende’. Se diluyó. Se diluyó mucho”, le cuenta a Vulture. “En mi concepción original era mucho más brutal”.

“Tanto desde el punto de vista estético, con cortes duros y música estridente (Trent Reznor entregó una partitura increíble, abrasiva y dura), como por su representación de Anna, el personaje de Amy Adams, que era mucho más caótico y despreciable en muchos aspectos”, continúa el director de Expiación. “Por desgracia, al público le gusta que las mujeres sean agradables en sus películas. No quieren verlas desordenadas, feas, oscuras, borrachas y tomando pastillas. Está bien que los hombres sean así, pero no las mujeres. Todo se diluyó hacia algo que no era”. Wright recuerda toparse con conflictos a cada paso.

“Siempre pienso que la gente va a entender lo que hago y que, por supuesto, vale la pena gastar x millones de dólares en una especie de experimento formal sobre la ansiedad. Y cuando la gente dice 'hum, eso no era lo que yo…' me sorprende. Si trabajas con un presupuesto de Hollywood, probablemente no va a ser una buena idea”, reflexiona con cierto ademán de derrota. La pregunta sobre si habrá montaje de director se antoja, en esta coyuntura, inevitable.

“Creo que costaría mucho dinero hacerlo, porque tendría que reeditarlo todo, recalificarlo, remezclarlo. Pero sería divertido”, responde. “Me encantaría hacerlo. Hay una gran escena donde ella tiene sexo con el tipo de abajo y cosas así. Es muy diferente”.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento