Cuatro recomendaciones en Netflix, HBO Max, Amazon Prime Video y Filmin

¿Estás harto de cambiar de una plataforma a otra sin saber qué ver? Todas las semanas elegimos cuatro películas o series para ti
The Nest
The Nest
Amazon Prime Video

La esperada vuelta de Sean Durkin

The Nest, en Amazon Prime Video

The Nest
The Nest
Amazon Prime Video

Sean Durkin nos rechifló con su primera película, Martha Marcy May Marlene, una de las mejores películas sobre sectas y el filme con el que descubrimos que las hermanas Olsen eran tres y no dos como habíamos creído todos aquellos años de Padres forzosos.

Con Elizabeth Olsen, la hermana mayor, convertida en Bruja Escarlata, lejos quedan los tiempos de su debut. Han pasado diez años en los que, según su IMDb, Durkin se ha dedicado a dirigir capítulos de series y a producir a otros directores, tiempo suficiente para que nos hayamos preguntado por qué no estaba dirigiendo otra película tan sugerente como la primera. Y resulta que la ha dirigido y casi se nos escapa.

De tapadillo ha llegado The Nest a Amazon Prime Video a pesar de sus estelares protagonistas, Jude Law y Carrie Coon. Cuando una película dirigida por un director talentoso y protagonizada por actores solventes se estrena de esa manera suelen saltar las alarmas. Quiere decir que la película no es muy buena. Pues no es el caso.

Prima hermana de The Souvenir, The Nest es un elegante estudio de la crisis de un matrimonio a finales de los años 80, cuando siguiendo la carrera de él, la familia se traslada de EE UU a Londres. El guion de la película es fantástico, repleto de detalles y matices, y Durkin nos recuerda en cada plano por qué nos deslumbró con su ópera prima. Es un director superdotado y para muestra, fijaos en la secuencia del discurso de bienvenida del jefe de Jude Law. Puro cine.

Un cruce entre ‘Notting Hill’ y ‘Fleabag’

Starstruck, en HBO Max

Starstruck
Starstruck
HBO Max

Una de las cosas buenas de volver a la redacción es ver a los compañeros y que resurjan las recomendaciones. De hecho, Starstruck es una recomendación de la que tomé buena cuenta de Janire Zurbano, la experta en series de CINEMANÍA. ¡GRACIAS JANIRE! 😊 Starstruck es un cruce entre Notting Hill y Fleabag. Su creadora, Rose Matafeo, asegura que su mayor fuente de inspiración es El diario de Bridget Jones y podemos entender por qué.

La protagonista de Starstruck, Jessie, interpretada por la propia Matafeo, es una millennial neozelandesa que no sabe muy bien qué hace en Londres, más allá de hacer fiestas de Cluedo en casa de su compañera de piso. Trabaja en un cine y de niñera y en nochevieja se acuesta con un actor ultra famoso (Nikesh Patel) sin saber quién es.

Este encuentro da lugar a un montón de secuencias cómicas a la altura de Hugh Grant entrevistando a Julia Roberts para Horse & Hound. Los capítulos duran 20 minutos y son súper divertido e ingeniosos. ¡Venga, que te va a levantar el ánimo ahora que se hace de noche tan pronto!

Sesión doble con ‘Spencer’ de Pablo Larraín

Ema, en Filmin

Ema
Ema
Filmin

Ema no engaña a nadie. “Soy el mal”, le dice a uno de los personajes a los que enreda en su engaño, un pobre hombre como nosotros, espectadores fascinados incapaces de mirar a otra parte como quien quiere y no puede cerrar los ojos ante alguien con la cara quemada. Mariana Di Girolamo tiene bastante que ver con el hechizo de su personaje. Su encarnación de Ema es tan poderosa que logra en gran medida hacer verosímil un universo que con otra actriz principal hubiese resultado demasiado artificioso por perverso, por cruel, por enfermo.

Pablo Larraín, que estos días estrena en cine su visión de Lady Di, Spencer, va sugiriendo aquí las intenciones de su protagonista poco a poco. No se deja llevar por la letanía poética de Neruda ni nos reta a la intensidad narrativa de Jackie. Ema baila, sí, con sus amigas de flequillos cortos y actitudes anarquistas, pero el reggaetón es para ella un lenguaje tan violento como esas palabras que se cruza con su expareja, el coreógafo interpretado soberbiamente por Gael García Bernal con el que ha decidido devolver a su hijo adoptado.

Entre el hipnótico poder del fuego y esas conversaciones brillantes de los guionistas Guillermo Calderón y Alejandro Moreno, el Valparaíso de colores pastel y luces de neón que Sergio Armstrong fotografía con exquisito acierto y la sensual banda sonora de Nicolas Jaar, Larraín consigue, captando el signo de los tiempos, que bailemos al son de uno de los personajes más retorcidos que se han visto en el cine y que, solo a ratos, nos preguntemos si sublimarlo en pantalla está bien o está mal.

Una película que siempre me pone de buen humor

Lady Bird, en Netflix

'Lady Bird' es una alabada historia de una adolescente y las relaciones con su madre ambientada en los suburbios de Sacramento.
'Lady Bird' 
UNIVERSAL

El día que Lady Bird se marcha a la universidad recibe una carta que dice: “Cuando me quedé embarazada de ti fue un milagro porque ya era mayor”. Aunque su madre no se ha atrevido a dársela, ni esa ni las otras treinta que ha escrito, su padre las ha recogido de la papelera, las ha ordenado y se las ha escondido en la maleta. Tampoco ha querido despedirse en el aeropuerto pero luego ha llorado en el coche como quien ve marchar al amor de su vida. Pues de eso va la ópera prima de Greta Gerwig en solitario, del amor entre una madre y una hija.

Lady Bird arranca con una cita de Joan Didion sobre Sacramento, ciudad en la que las dos artistas nacieron y crecieron. Gerwig ha contado en numerosas ocasiones que descubrir ese dato supuso para ella una experiencia de trascendencia espiritual, pues hasta entonces había pensado que el arte debía de tratar solo de las cosas grandes e importantes. Didion le había demostrado que podía escribir sobre lo que quisiera y que lo esencial era saber observar. No es raro, por tanto, que Lady Bird traduzca al cine la prosa cristalina y profunda de la escritora californiana. Tampoco cuesta imaginarse por qué su ópera prima es un homenaje a Sacramento, ciudad que Lady Bird sueña con abandonar durante su último curso de colegio y cuyo rechazo sirve de hilo conductor para pelearse con su madre a todas horas (también cuando se van de compras, un clásico).

Para convertirse en Christine McPherson, Lady Bird tiene que enamorarse varias veces, saber valorar lo que implica vivir al otro lado de las vías del tren, perder la virginidad estrepitosamente, defraudar y recuperar a su mejor amiga y odiar Sacramento para poder valorarlo desde Nueva York. Tanto como el amor de su madre, intenso, complejo y demandante en la cercanía, pero inabarcable, real y tierno de lejos.

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento