Héroes ecológicos: La joven diosa de las aguas