Ruta por el sur del Mar Menor, Cabo de Palos y La Manga

Imagen del puerto de Cabo de Palos, en Murcia.
Imagen del paseo de la Barra en Cabo de Palos, en Murcia.
Ishtri / WIKIMEDIA COMMONS

Recibe el nombre de Costa Cálida el litoral de la Región de Murcia, delimitado entre las provincias de Alicante y Almería. En la parte central de la Costa Cálida encontramos el Mar Menor, una laguna de agua salada que conforma la creación de la famosa zona de La Manga, y junto a la que está el Cabo de Palos.

Esta zona concentra una de las mayores afluencias de turismo en la Región de Murcia, debido a sus garantizados días de sol, a sus playas y a sus calas, perfectas para el buceo.

Empezamos la ruta viajando por la RM-12, la autovía que da acceso a la zona. Se deben coger las salidas 9 y 10 para visitar la playa de Calblanque, que en realidad es un parque natural con varias calas. Lo más destacado es que son playas sin urbanización alguna que la rodee, lo que le da un plus para aquellos a los que no les gusten las aglomeraciones. Eso sí, hay que llevarse de todo porque no hay tampoco servicio alguno de hostelería. Para acudir en temporada alta hay que dejar el coche en un parking al lado de la autovía y son unos autobuses los que llevan al viajero hasta la playa.

Imagen de una de las calas de Calblanque.
Imagen de una de las calas de Calblanque.
WIKIPEDIA

Un poco más hacia adelante, entre Calblanque y Cabo de Palos, encontramos Cala Reona, una cala de 200 metros de arena y piedra negra, que destaca por su recogimiento y sobre todo, por las oportunidades que ofrece a los amantes del buceo a pequeña escala.

Vista de Cala Reona.
Vista de Cala Reona.
WIKIPEDIA

Seguimos nuestra ruta hasta Cabo de Palos, un pueblo pesquero dominado por su faro del siglo XIX, que se erige sobre lo que al parecer era un templo consagrado al dios fenicio Baal Hammon.

Imagen del Faro de Cabo de Palos.
Imagen del Faro de Cabo de Palos.
WIKIPEDIA

Cabo de Palos está plagado de pequeñas calas de aguas cristalinas, pero también tiene imprescindibles playas como la de Levante, de fina arena y aguas templadas y poco profundas.

En general toda la zona es el centro neurálgico del buceo en la Región de Murcia. En el puerto de Cabo de Palos hay numerosas empresas dedicadas al sector, donde ofrecen visitas guiadas, bautismos de buceo y cursos a diferentes niveles.

Arroz de caldero con mújol.
Arroz de caldero con mújol.
WIKIPEDIA

Pero la localidad, que pertenece al término municipal de Cartagena, tiene otros atractivos: el paseo de la Barra está cuajado de restaurantes, bares y terrazas, donde es inexcusable no probar el plato estrella de la gastronomía de la Región de Murcia: el caldero.

Se trata de un arroz que recibe su nombre del recipiente en el que los pescadores de la zona lo preparaban nada más regresar de faenar, sostenido en tres palos clavados en la arena de la playa. El arroz se cocina con un pescado de la zona (mújol o dorada), pero se sirve por separado. El arroz, además, se suele acompañar por salsa alioli. La Tana, El Mosqui, El Pez Rojo, Miramar o Bocana de Palos son algunos de los restaurantes donde comerlo.

Abandonamos Cabo de Palos y nos adentramos en La Manga, una estrecha franja de tierra que divide el Mar Menor del Mar Mediterráneo, y cuya zona sur pertenece a Cartagena, mientras que la norte es parte del término municipal de San Javier.

Amanecer en La Manga del Mar Menor, desde una de las playas de la vertiente mediterránea.
Amanecer en La Manga del Mar Menor, desde una de las playas de la vertiente mediterránea.
WIKIPEDIA

Ejemplo del desarrollo urbanístico turístico de los 60 y los 70, La Manga sigue siendo uno de los destinos favoritos de miles de veraneantes por su peculiaridad geográfica, por ofrecer dos mares diferentes y sus playas de baño y por una vida de ocio y nocturna muy completa.

Los atardeceres mirando al Mar Menor y los amaneceres mirando al Mediterráneo son auténticos desafíos para el visitante que sea reacio a sacar la cámara de fotos para inmortalizar las vacaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento