Logo del sitio

10 pueblos pequeños de Castilla-La Mancha donde vivirás la auténtica Semana Santa

Procesión de Semana Santa en Castilla-La Mancha
Procesión de Semana Santa en Castilla-La Mancha
Syldavia

La Semana Santa en estos 10 pueblos de Castilla-La Mancha es un acontecimiento no solo religioso, también cultural. Todos los vecinos se vuelcan en unas fiestas marcadas por una tradición que ha ido pasando de generación en generación, y que hoy se viven con el mismo fervor de siempre.

1. Guadamur (Toledo)

Castillo medieval de Guadamur
Castillo medieval de Guadamur
Getty Images

En este pueblo la Semana Santa se vive con pasión, y uno de los ejemplos de este sentimiento religioso es la solemne procesión del Viernes de Dolores en la que solo participan mujeres (unas 600), que acompañan a la virgen llevando velas y van de riguroso luto. Aprovecha para visitar esta desconocida localidad donde se descubrió el mayor tesoro de los visigodos encontrado hasta ahora en España. Entre los lugares de interés, el castillo y la ermita de Nuestra Señora de la Natividad.

2. Hellín (Albacete)

La Asociación de Tamborileros de Hellín pedirá acoger en 2027 las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y Bombo
La Asociación de Tamborileros de Hellín pedirá acoger en 2027 las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y Bombo
20M EP

Declaradas de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa en Hellín tiene su propio ritmo, marcado por el tambor. Este instrumento toma todo su protagonismo tanto en las procesiones como en la Tamborada. No te pierdas esta última fiesta pagana, cuando más de 20.000 personas, mayores y pequeños, redoblan sus tambores recorriendo las calles, vestidos con túnica negra y pañuelo rojo o negro al cuello. Además de disfrutar de los numerosos actos religiosos, aprovecha para visitar el bonito santuario de Nuestra Señora del Rosario y el yacimiento arqueológico El Tolmo de Minateda.

3. Quismondo (Toledo)

Uno de los momentos mas vistosos e importantes la esta Semana Santa en este pueblo es la procesión del "Tinaní" (onomatopeya del sonido de la dulzaina), que tiene lugar tras la misa del Domingo de Resurrección. Esta tradición milenaria consiste en una serie de ceremonias que cuatro jóvenes y un niño hacen en honor del Cristo Resucitado y su madre, la Virgen María, acompañados por la música de la dulzaina castellana al son de un tambor.

4. Calzada de Calatrava (Ciudad Real)

Juego De Las Caras De Calzada
Juego De Las Caras De Calzada
EUROPA PRESS/CALZADA DE CALATRAVA

El llamado “Juego de las Caras” tiene lugar el Viernes Santo, cuando se rememora el sorteo de la túnica de Jesús. Durante esta tradición se apuestan grandes cantidades de dinero en un intervalo que transcurre entre la procesión de la mañana y los santos oficios, a primera hora de la tarde. Es un momento destacado e importante dentro de las Fiestas de Interés Turístico en Castilla-La Mancha. 

Además de conocer y vivir las tradiciones de este pueblo, aprovecha para disfrutar de la naturaleza en un paraje increíble como es la Hoz del Fresneda. Y por supuesto, es también el momento perfecto para probar los dulces típicos de estas fechas o "birulios" (como llaman a la repostería popular). Entre ellos destacan los "enaceitados" (dulces elaborados con harina, aceite, naranja, aguardiente, azúcar) o las típicas flores.

5. Hiendelaencina (Guadalajara)

Un Vía Crucis viviente toma las calles de este pequeño pueblo. Por unas horas, todos sus habitantes se convierten en actores y representan distintos episodios evangélicos de la vida de Jesucristo, desde la última cena hasta su crucifixión y muerte. También son de interés las Minas de Hiendelaencina, un conjunto de antiguas minas de plata que encontramos en esta localidad y que ofrecen una interesante ruta para realizar: la Mina de Santa Teresa, de la que aún quedan los muros, lavaderos, hornos y la boca del pozo. Las minas de la Fuerza y Malanoche, y los pozos de las minas de La Malhuete y la Salvadora.

6. Alarcón (Cuenca)

Tiene antecedentes íberos y romanos y sin duda su gran seña de identidad es su castillo, de gran relevancia a lo largo de la historia. Su patrimonio arquitectónico va más allá, ya que sus edificios religiosos y civiles también tienen un gran valor.
Su gran seña de identidad es su castillo, de gran relevancia a lo largo de la historia. 
Pixabay/cuetor59

Considerado como uno de los pueblos mas bonitos de la provincia de Cuenca, Alarcón es un destino muy especial para pasar estas fiestas, ya que invita a vivir una Semana Santa fascinante dentro de una fortaleza medieval.

Este pueblo que parece sacado de un cuento, conserva su recinto amurallado prácticamente en su totalidad, incluido su castillo, hoy Parador Nacional. Situado en lo alto, sobre las gargantas del río Júcar, las vistas las tienes garantizadas.  Además, estás en el lugar perfecto para realizar senderismo. 

7. Valverde de los Arroyos (Guadalajara)

Valverde de los Arroyos, en Guadalajara.
Valverde de los Arroyos, en Guadalajara.
AYTO.VALVERDE ARROYOS

A los pies del Pico de Ocejón, Valverde de los Arroyos es uno de los máximos exponentes de la Arquitectura Negra, caracterizada por el uso de la pizarra (tanto en tejados como en fachadas) lo que da como resultado una estética muy llamativa y un escenario único para celebrar procesiones. 

Para visitar, la ermita de la Virgen de Gracia y su pintoresca Plaza Mayor. Pero además, este pueblo Negro cuenta con un entorno de lo mas interesante: las Chorreras de Despeñalagua, una cascada con una caída sobre la pared de roca de 80 metros.

8. Alcalá del Júcar (Albacete)

Puente sobre el río Júcar con el castillo sobre las rocas de Alcalá del Júcar en Albacete.
Puente sobre el río Júcar con el castillo sobre las rocas de Alcalá del Júcar en Albacete.
Sergio Leon (iStock)

En este pueblo, situado en la comarca de La Manchuela, vivirás la Semana Santa con una vuelta al pasado, gracias a su mercado medieval, uno de los atractivos mas interesantes pasar aquí estas fiestas. Pero además, lo mires desde donde lo mires, te darás cuenta de que estás en el pueblo mas bonito de Albacete.

Lo primero es buscar un mirador (hay varios) para divisar el conjunto de casas blancas, el cauce del río y el castillo que destaca sobre el resto de edificaciones. Impresionante también ver el pueblo desde el puente romano, con las casas apiladas unas sobre otras, hasta llegar al castillo del siglo XI en todo lo alto. Destacan también las Casas Cuevas y la plaza de toros, que si la observas desde lo alto del torreón verás que tiene una forma irregular y las gradas están excavadas en la roca.

9. Puerto Lápice (Ciudad Real)

Puerto Lapice, Ciudad Real provincia de Ciudad Real
Plaza Mayor, también llamada Plaza de la Constitución, en Puerto Lapice.
Getty Images/iStockphoto

Este pequeño pueblo tiene todo lo recomendable para pasar una Semana Santa única, con diversos actos religiosos y procesiones que son vividos por todos sus habitantes con gran devoción. Destaca la Plaza de la Constitución de estilo manchego, que sorprende con los soportales de madera pintada y a dos alturas. La plaza tiene forma de corral de comedias. Además, esta bonita localidad cuenta con casas blancas y azules muy llamativas que compiten en protagonismo con los famosos molinos de viento. Estos, situados en las afueras, son uno de los principales elementos del típico paisaje manchego.

10. Priego (Cuenca)

Los habitantes de Priego se vuelcan en rescatar algunas tradiciones olvidadas como la utilización de la típica capa castellana de estas fechas religiosas y mantener otras, como la quema del Judas que confeccionan los quintos y que da fin a la Semana Santa.

Callejea por el pueblo para descubrir interesantes rincones. Te encontrarás con  casonas que tienen los escudos de las familias originarias en sus fachadas, así como numerosas fuentes en las calles. Y para visitar, la Iglesia de San Nicolás de Bari, del siglo XVI, y la Torre de Despeñaperros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento