La alteración en el habla que puede ser un signo precoz de alzhéimer

Esta enfermedad progresiva es la forma más común de demencia en las personas mayores cuyo síntoma más temprano es la dificultad para recordar cosas recién aprendidas. Afecta a la memoria, al comportamiento y a otras habilidades cognitivas, y puede desarrollarse hasta interferir gravemente en cualquier tarea cotidiana.
En España, entre un 3 y un 4% de la población de entre 75 y 79 años ha sido diagnosticada con azlhéimer.
Pixabay
Esta enfermedad progresiva es la forma más común de demencia en las personas mayores cuyo síntoma más temprano es la dificultad para recordar cosas recién aprendidas. Afecta a la memoria, al comportamiento y a otras habilidades cognitivas, y puede desarrollarse hasta interferir gravemente en cualquier tarea cotidiana.

En España, entre un 3 y un 4% de la población de entre 75 y 79 años está diagnosticada de alzhéimer, unos porcentajes que aumentan hasta el 34% en el caso de personas mayores de 85 años.

Una de las claves en la lucha contra esta enfermedad degenerativa es el diagnóstico precoz. Ahora, un estudio llevado a cabo en la unidad de Neurología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, y dirigido por Jordi Matías Guiu, ha identificado una alteración en el habla que puede ser un signo de la enfermedad.

En declaraciones recogidas por Cuídate Plus, Guiu explica del alzhéimer que su "característica principal, sobre todo en las fases iniciales, es la alteración de la memoria, es decir, la dificultad para memorizar información nueva".

En cambio, "hay algunos pacientes con enfermedad de Alzheimer que ya desde fases muy incipientes pueden tener, incluso como único síntoma, la alteración del lenguaje".

Se trata de la afasia progresiva primaria. Se estima que es la característica principal en más del 30% de los casos en los que el alzhéimer se inicia. El síntoma consiste en "la dificultad para encontrar las palabras adecuadas". Suelen ser pacientes más jóvenes.

Guiu revela que hay otro grupo de pacientes que "aunque debutan con una alteración de memoria y en su día a día no hay una clara alteración del lenguaje, pueden presentar una mínima dificultad que se detecta con algunas tareas cognitivas".

En el estudio, los neurólogos cuantificaron las pausas al hablar que hacían los participantes en el mismo. Luego diferenciaron a los que, con alteraciones de memoria similares, tenían una mayor probabilidad de desarrollar demencia.

"En los últimos 15 o 20 años se ha comprobado que algunos de estos pacientes con deterioro cognitivo leve progresan a enfermedad de Alzheimer, mientras que otros no", dice Guiu. 

"Lo que vimos es que los pacientes del grupo con más riesgo de progresión hacia demencia hacían pausas más largas al hablar", revela el investigador.

Sobre la importancia del diagnóstico precoz, Guiu dice que "todas las intervenciones que se pueden hacer desde el punto de vista familiar, de estimulación cognitiva, etcétera, mejoran el pronóstico o la expectativa de vida y apoyan la conveniencia de hacer un diagnóstico precoz".

"Hay investigaciones importantes en este ámbito, se espera que en algún momento se demuestre el beneficio de ciertos tratamientos y lo más probable es que solo sean realmente eficaces en fases muy incipientes porque es cuando hay una oportunidad de modificar el curso de la enfermedad", concluye Guiu.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento