Conmoción en Larrabetzu

El pueblo, paralizado, celebra hoy el funeral de los tres menores fallecidos en el siniestro. El cuarto, de 17, sigue grave. El conductor y el copiloto, de alta.
Numerosos jóvenes, amigos y compañeros de las víctimas del accidente, se concentraron en la plaza de Larrabetzu.
Numerosos jóvenes, amigos y compañeros de las víctimas del accidente, se concentraron en la plaza de Larrabetzu.
Miguel Toña
Larrabetzu está viviendo los peores días de su historia reciente. La muerte de tres de sus adolescentes en un accidente de coche ha dejado paralizado a este pueblo de 1.650 habitantes. Los comercios echaron la persiana y la gente se concentró espontáneamente ayer por la mañana en la plaza. Por la tarde, volvieron a Askatasun Enparantza para secundar el acto en recuerdo a los tres jóvenes que organizó el Ayuntamiento.

El alcalde, Tomás Ordeñana, y los ocho concejales del PNV acordaron en pleno dos días de luto oficial. La ikurriña ondea a media asta y el funeral por Iñaki Gallastegi, Gorka Fernández y Alain Romero se celebrará esta tarde. El trágico suceso ha sacudido las vacaciones de carnaval de los jóvenes del pueblo. Muchos de ellos, compañeros del Instituto de Derio donde estudiaban los tres menores, se abrazaban en la plaza.

El accidente de coche se produjo el domingo, en la salida del pueblo hacia las 20.00 h. El alcalde se enteró de vuelta de San Mamés. «No damos crédito a lo que ha ocurrido.

Todavía tengo las imágenes de los tres grabadas», aseguró consternado. En el Peugeot 309 salieron los seis a dar una vuelta. Circulaban en dirección a Morga cuando, por razones que todavía se investigan, el coche se salió de la calzada, impactó contra la valla de piedra de la carretera y quedó encajado entre los cercanos árboles.

Los peor parados iban en el asiento trasero y murieron en el acto. Son Iñaki, jugador del equipo infantil del Athletic, de 13 años; Gorka, de 14 años, y Alain, de 16 años, pelotaris de la Escuela Olarreta.El cuarto ocupante trasero, Patrick, vecino de 14 años de Morga, seguía grave en la UCI del Hospital de Cruces, al cierre de esta edición. Conducía Iban, de 19 años, con carné desde enero. De copiloto, iba Oinatz, de17 años. Los dos fueron dados ayer de alta. Nadie se explica las causas, pues el accidente sucedió en una recta asfaltada y de alta visibilidad. La Ertzaintza lo investiga y tomó ayer declaración al conductor y a un testigo.

Restos del coche entre avellanos

Un lugar absurdo para morir. Es el km 14,5 de la BI-2713, una recta bien asfaltada e iluminada que no entraña peligro. Quizá la inexperiencia del conductor o simplemente, la fatalidad hizo que los 6 jóvenes se empotraran contra una valla de piedra con tal fuerza que uno de los pivotes atravesó una puerta del vehículo, que quedó encajado entre los avellanos. La puerta seguía ayer en el lugar del accidente, con otros restos: una rueda, la «L», el enganche del cinturón de seguridad, un foco roto, una playera, un buff del Athletic y desechos del trabajo de los sanitarios que no pudieron hacer nada por tres de ellos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento