Jerez, Alcázar
Una imagen del Alcázar de Jerez. Lo Guihem

Jerez de la Frontera es una de las cunas indiscutibles del flamenco. Todo comenzó en el siglo XVII, cuando familias gitanas abandonaron la vida nómada para asentarse en los barrios de Santiago y San Miguel de la ciudad. Desde entonces, estas calles han visto nacer y crecer a muchas de las estrellas del género, como Manuel Molina, Antonio Chacón, La Paquera, Lola Flores, José Mercé, ‘Terremoto’ o Antonio Ríos Fernández ‘El Pipa’.

Tanto en Santiago como en San Miguel, que mantienen una sana rivalidad desde antiguo, se respira flamenco a todas horas. Por el día se puede visitar el bar Arco de Santiago (C/ Barreras, 3), en el que no es extraño encontrarse a artistas locales, como Moraíto Chico o Diego Carrasco, disfrutando de los famosos vinos de la zona. Ya por la noche, los bares dan paso a las múltiples peñas y asociaciones flamencas, como Rajeando, que dirige el autor de ‘Inquilino del Mundo’, El Colmao o Damajuana.

La importancia del arte jondo en Jerez es tal que se está construyendo la Ciudad del Flamenco, un complejo cultural proyectado por los prestigiosos arquitectos suizos Herzog y De Meuron, en la plaza de Belén, punto intermedio entre los barrios de Santiago y San Miguel. El edificio, de reminiscencias arábigo-andaluzas, incluye un auditorio, un jardín y una torre-atalaya que acogerá un museo.

Al margen de esta exuberancia flamenca, la localidad gaditana tiene mucho más que ofrecer. En este sentido, el Ayuntamiento de la localidad acaba de poner en marcha la primera ruta turística ‘Mira Jerez’ para impulsar el turismo cultural.

El recorrido tiene una duración estimada de dos horas y comprende algunos de los principales edificios de la localidad. Parte de la Alameda Cristina (fuera de los muros de la ciudad), entra en la Medina a través de la antigua Puerta de Sevilla, cruza el barrio de San Miguel y finaliza en el Alcázar y la Catedral. Con motivo del lanzamiento de esta ruta, se abrirán, en horario de 10 a 13 horas, los templos de Santo Domingo, San Marcos, San Dionisio, San Miguel y la Catedral, además del Cabildo y el Alcázar.

Otro de los atractivos innegables de Jerez son sus bodegas, probablemente las más antiguas de España. Además del Museo del Vino, es recomendable visitar y probar los caldos de las bodegas Tío Pepe, González Byass y Pedro Ximénez, entre otras.