Vecinos de O Gorxal aguantan malos olores desde hace dos años

Los vertidos de aguas fecales provienen de una alcantarilla arreglada en 2003. Unos 300 vecinos viven en este bloque.
La alcantarilla recorre la parte trasera de las viviendas.
La alcantarilla recorre la parte trasera de las viviendas.
M. G. Brea
Los vecinos de O Gorxal, en Cabral, están pagando los efectos de una chapuza. Las obras de saneamiento de un tramo de la red de alcantarillado de este bloque de
viviendas construido en los años cincuenta hacen aguas. Y son fecales.

Desde hace más de dos años hay atascos en el tramo, que supuestamente fue arreglado, que se traducen en vertidos de aguas fecales en la parte trasera de los bloques, donde viven unas 300 personas, explica Paulo Jorge Covelo, vecino. Y cada mes se ven obligados a llamar a los técnicos de Aqualia para que lo desatasquen.

En una de estas visitas, los técnicos de la concesionaria de la red de abastecimiento y saneamiento público vieron que había tuberías rotas, las arquetas no habían sido cambiadas desde su construcción y se había colocado tubería nueva sobre la existente, provocando el atasco.

Se busca constructor

Pero la responsabilidad en este caso no es de Aqualia, ya que los viales entre los bloques de edificios no son de titularidad municipal. Desde la Xunta, la respuesta fue que era demasiado tarde para reclamar al constructor y, en cualquier caso, los vecinos desconocen quién fue, recuerda Covelo.

Por su parte, el Concello ha requerido a la comunidad de propietarios que acometa las obras para subsanar el problema, pero los vecinos llevan esperando tres años por una reunión para renovar la junta directiva y saber si hay dinero para ello.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento