«Sigo siendo el mismo portugués que sonríe y habla en voz baja»

José Saramago continúa con una agenda apretada de actos.
.
.
Foto
Las conferencias, las presentaciones y las tertulias se acumulan tras publicar, hace unos meses, su último libro Las intermitencias de la muerte. ¿Tiene miedo a la muerte?

A la natural no debemos tenerle miedo. Lo que me espanta es el poco respeto que se le tiene ahora a la muerte forzada por el ser humano. Fallecen más personas por la guerras que por la muerte.

¿Ayudan en esto las diferentes religiones?

El hinduismo, el budismo... Seguro que estarían dispuestos a firmar un pacto de respeto y paz. El problema está en los dos poderosos, el cristianismo y el islam. Esos no cederían.

¿Eso le asusta?

El islam imperará en Europa dentro de 50 años. Yo ya no estaré vivo, así que me da igual. Además, yo no creo ni a uno, ni a otro...

Y para Latinoamérica... ¿Qué augura?

Evo Morales es la clave. Si hay cambios hacia la izquierda es porque hay mucha necesidad. Ésta hará que las comunidades de indígenas se unan. Puede estar en ellos el futuro.

¿Qué es lo que más le sorprende de los españoles?

Que hablan mucho y muy fuerte, sobre todo en el sur. Apenas me dejan decir nada (risas). Aunque también es cierto que sonríen mucho y eso está muy bien.

Usted también lo hace.

Yo sigo siendo el mismo portugués que sonríe y habla en voz baja.

¿Qué sería si no fuese escritor?

Sería astrofísico. Creo que podré realizar este sueño en otra vida.

Bio

Es portugués y tiene 83 años. Le encanta la tranquilidad y la consigue en Lanzarote, su lugar preferido para escribir. Es premio Nobel de Literatura (1998).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento