Calvicie
La calvicie afecta a uno de cada tres hombres y cada vez más a mujeres por el estrés. ARCHIVO

A veces es peor el remedio que la enfermedad. Esta semana se hacía público un efecto secundario desconocido hasta ahora en el fármaco contra la calvicie finasterida (Propecia): provoca problemas sexuales como disfunción eréctil, según el análisis publicado en Archives of Dermatology y del que se hacen eco en Fox News.

Dichos efectos secundarios son recogidos en Propecia.com, donde señalan que desaparecen una vez se finaliza el tratamiento y que, en ocasiones, decrecen si este tratamiento se alarga en el tiempo.

Al parecer, este problema afecta a uno de cada 80 sometidos al tratamiento, efectivo contra una acelerada caída del cabello. La finasterida inhibe una enzima que convierte la testosterona en dihidrotestosterona, la hormona responsable de la alopecia. Se trata de uno de los 'remedios milagro' más demandados, ya que aporta al cabello mayor grosor y frena, parcialmente, la caída de éste. De lo que no se tenía constancia, de forma contrastada, eran de los efectos adversos en la sexualidad.

Son los propios expertos quienes dejan claros dos puntos. Por un lado, tratan de minimizar el impacto y reducir la alerta que podría generar algo así subrayando el bajo porcentaje al que afecta, por otro, no quieren dejar pasar el que esto se conozca. Luego, ya es el propio paciente el que decide. "Los hay que, sabiendo este efecto adverso, deciden seguir con el tratamiento para no perder su pelo", cuenta doctor José Manuel Mella, del Hospital Alemán de Buenos Aires, quien ha revisado resultados de 12 estudios sobre un total de 3.927 hombres.