Lo culpa porque en Damasco se halla la jefatura de la Yihad. El primer ministro, Ariel Sharon, amenazó, además, con romper las negociaciones de paz con la Autoridad Nacional Palestina si el presidente, Abu Mazen no pone fiog tla violencia.