Según fuentes del sindicato CSIF, «el agente no recibe formación para actuar ante grandes masas, ni cuenta con el material adecuado». Sin embargo, la realidad es bien distinta, pues «se ve inmerso en estas situaciones muchas veces».

Por ello, CSIF y SUP (sindicato policial) celebraron,  la pasada semana, el primer curso de técnicas básicas de autoprotección policial y control de masas, al que acudieron 200 agentes.

«Nos llaman donde hay conflicto», apuntaron, «en las mascletaes siempre está el típico graciosillo que tira un masclet donde está todo el mundo. La gente de su alrededor se puede rebotar y puede haber heridos».

En estas situaciones, «hay que entrar en columna de uno y nunca corriendo para sacar al conflictivo y al herido», explicaron. Lo más importante en estos casos es actuar en grupo y «protegerse unos agentes a otros para evitar agresiones».

Sin embargo, desde el CSIF reclamaron más medios para estas situaciones y denunciaron que los policías se enfrentan a las masas con escasos recursos. «Sólo disponemos del casco de motorista, que no está diseñado para protegernos de los golpes, y de un escudo de protección por coche policial».