Eneko Buscadores
Conoce todo sobre el buscador más popular. Eneko
Poco se imaginaban los jóvenes Sergey Brin y Larry Page cuando se conocieron, en la primavera de 1995 (con 23 y 24 años, respectivamente), la que iban a montar pocos años después. Enseguida comienzan a crear juntos un algoritmo de búsqueda de datos que acabaría siendo el corazón de Google (pronúnciese ‘guguel’).

Y un año después trabajan en el buscador BackRub, que en 1997 adopta el nombre Google (por ‘googol’: un 1 seguido de 100 ceros). A pesar de vivir flotando en la burbuja tecnológica, Brin & Page no consiguen ninguna oferta interesante por su invento —cuentan que Yahoo! rechazó Google a cambio de un millón de dólares—y deciden tirar por su cuenta, montando los equipos en el dormitorio de uno y la oficina en el del otro.

Su robot continúa indexando millones de páginas y tienen que romper varias veces el cerdito y pedir dinero a familiares y amigos para comprar discos duros. Por fin, en 1998, conocen al cofundador de Sun y vicepresidente de Cisco Systems, que, antes de que terminen de contar su historia, les extiende un cheque de 100.000 dólares a nombre de Google Inc. Así que tienen que crear la empresa para ingresar la pasta.

EL MITO
En septiembre de 1998 Google está en la Red y un lustro después ya es de largo el buscador más popular. Ahora es también una de las marcas más conocidas del planeta, incluso fuera de la Red.

Ha salido a bolsa con tanto éxito —ya vale 54.000 millones de dólares, casi 10.000 más que Yahoo!— que hasta alguno dice que está volviendo a hinchar la burbuja. Mientras extiende tentáculos por doquier mantiene la imagen de empresa cool, donde los empleados geeks llevan al perro a la oficina y juegan al ping-pong mientras no dejan de parir nuevas ideas.

EL SECRETO
Google es poco más que una página en blanco con un cajetín. Pero hete aquí que si metes una palabra te escupe los resultados en menos de 0,2 segundos tras buscar entre las más de 8.000 millones de páginas (y 1.200 millones de imágenes) indexadas por su robot (Googlebot).

Pero lo mejor es que los resultados son ‘buenos’: su PageRank —un algoritmo ‘democrático’ que valora una página en función del número de enlaces que apuntan hacia ella— ha convencido a los internautas.

Detrás de otra de sus grandes virtudes, la velocidad, están 20.000 ordenadores situados en varios puntos del planeta que trabajan con Linux, capaces de responder a 2.000 búsquedas por segundo.

EL DINERO
Google obtiene dólares de alquilar su tecnología de búsqueda, presente en infinidad de sitios web. Pero también, y muchos, de colocar anuncios contextuales: es tan ‘guay’ que no admite banners ni pop-ups en su web, sólo Adwords, enlaces patrocinados relacionados con los términos buscados.

Y además es generoso: mediante el sistema AdSense, cualquier sitio web puede poner anuncios de texto.

EL DICTADOR

Su popularidad ha cambiado Internet: todo se mueve alrededor de un buscador que dirige más de la mitad del tráfico de la Red.

Para ser alguien hay que aparecer en la primera página de Google, tarea en la que se afanan todos los webmasters y que ha generado múltiples negocios en torno al ‘posicionamiento’ —tú me pagas y yo te subo en Google— y no pocas trampas: existen ‘granjas de enlaces’ (combatidas y penalizadas por Google) o páginas huecas creadas por una empresa que cobra por enlazar desde ellas.

Conoce aquí todas las herramientas y utilidades de Google.

¿Alguna duda?
Haznóslas llegar mediante los comentarios. El autor del artículo o los propios internautas te echarán un cable.