El palacio de Villalón se queda sin ventanas
El artesonado, del siglo xvi, fue restaurado hace poco. Ignacio Miguel
El palacio de Villalón, ubicado en la céntrica calle Compañía, se ha quedado sin ventanas. Alguien las robó y, desde entonces, las palomas campan a sus anchas por el interior del edificio dejándolo todo lleno de suciedad.

El riesgo más grave lo corre el artesonado, del siglo xvi. Hace apenas dos meses concluyó su restauración después de un cuidadoso trabajo que costó 600.000 euros. La Oficina Municipal de Rehabilitación del Centro Histórico fue la encargada de sanear el tejado y mejorarlo para evitar que las lluvias hicieran estragos en este singular inmueble.

No ha llovido, pero los excrementos de las palomas y la labor de los gamberros pueden acabar con uno de los artesonados más valiosos de la ciudad. Durante 40 años estuvo oculto por un falso techo de escayola mientras el palacio fue sede de los Almacenes Álvarez, especializados en azulejos.

Enrique Nuere y José Luis Aranzadi, dos de los mayores expertos en artesonados, se ocuparon de su rehabilitación, prevista dentro de la primera fase de las obras para convertir el palacio de Villalón en Museo de Historia de Málaga. El Ayuntamiento planea que reúna toda la documentación, cartografía, planos y maquetas de la ciudad.