El Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) presentó ayer un estudio sobre las inquietudes de la sociedad catalana ante los medios de comunicación entre 1.600 personas, de las cuales el 47% considera que debería regularse este tipo de espacios y evitar que los jóvenes y los niños los vieran, mientras que ha descendido al 27% los que piensan que cada uno es libre de ver este tipo de programas.

El 74,3% de los catalanes tiene la sensación de que en 2004 hubo un aumento de la telebasura en la programación de las cadenas que se ven en Catalunya. Pero ha descendido el porcentaje de espectadores a los que les molesta, el 18,4%. Los mismos que consideran que debería prohibirse.

No gustan, pero los ven
El 34% de los encuestados dijo que no les gusta estos programas pero que los ven de vez en cuando y sólo el 4,6% reconoció que les gusta. El 55% afirmó que no los ven nunca. Pero la mayoría reconoció tener la sensación de que gustan a la gente y que los miran a menudo. La creación de personajes famosos sin mérito alguno conocido es lo que mejor define la telebasura y lo que más molesta a los catalanes.

Los niños, acompañados
En el último año se ha detectado una mayor sensibilización de los padres y las madres a la hora de estar junto a sus hijos cuando ven la televisión. Seis de cada diez niños ven la televisión con sus padres, mientras que hace un año eran cuatro de cada diez.