El Ministerio de Sanidad español confirmó ayer que ha retirado del mercado un lote de salsa Worcester, de 150 ml, de la marca Crosse & Blackwell, contaminada con sudán 1, un colorante cancerígeno no autorizado para uso alimentario.

La partida fue localizada en Alicante, antes de ser comercializada. Una empresa de la Comunidad Valenciana la había importado del Reino Unido. En esta comunidad se han inmovilizado 2.746 envases en los últimos días.

Fue la Comisión Europea (CE) quien advirtió a España de la presencia del aditivo, gracias al sistema de alerta rápida.

Mediante este protocolo, el Reino Unido –donde la pasada semana se retiraron más de 400 productos que contenían la salsa worcester con sudán 1, entre ellos una salsa baja en calorías que comercializa McDonalds en aquel país, pero no en España– avisó a Bruselas, que a su vez informó al resto de países comunitarios. Así se descubrió que  hay otros once países afectados (Bélgica, Francia, Italia…). Se estudia ahora si además de en la partida de salsa, el sudán 1 está presente en algún otro producto.