¿Qué hacía la gente cuando no podían ver a Matías Prats dar los informativos? Y sin la olla exprés, ¿cuánto se tardaba en hacer un potaje? Y sin teléfono móvil, ¿cómo se ponía de acuerdo la gente? Lo que ahora parecen elementos indispensables para vivir eran desconocidos hace no más de cincuenta años. De estos y de otros muchos inventos del siglo xx habla Carmen, confía, la última obra de Lola Marmolejo.

Carmen, la protagonista de la obra, es la portera de un bloque de pisos que, a través de un monólogo, contará a los espectadores cómo era la vida cuando se sacaban las sillas a la calle para tomar el fresco y cuando las familias dormían juntas en una sola habitación.

* La Fundición. C/ Habana, 18. 21 h. Entradas 10 euros; 7,50, estudiantes. Más inf.: 954 225 844.