El frío obliga a importar las hortalizas y dispara su precio
Las habichuelas, sólo las hay procedentes de Marruecos, estaban ayer en las estanterías a casi 7 euros. Caco Rangel

Habichuelas de Marruecos. Y a unos precios desorbitados. Cerca de 7 euros (unas 1.165 de las antiguas pesetas) por kilo. Las heladas sufridas por el campo a comienzos de año han provocado incalculables pérdidas para los agricultores que ya han empezado a repercutir en el bolsillo de los ciudadanos. Y es que verduras y hortalizas como las habichuelas, los pepinos, las berenjenas, los calabacines o los pimientos han llegado a duplicar su precio.

El pisto, un lujo

Un pisto se está convirtiendo en un artículo de lujo. Fíjese lo que le costaría hacer una cena para cuatro basada en este sabroso plato cuando el precio de los calabacines ronda los 5 euros, el de los pimientos se queda a unos céntimos de los 4, el kilo de berenjena vale ya casi mil de las antiguas pesetas y las habichuelas se disparan hasta los 7 euros.

La pérdida de la mayor parte de la producción obliga a importar el género desde otros países y eso, al final, lo acaba pagando el consumidor.

El precio ha subido tanto que buena parte de los consumidores han eliminado estos productos de su dieta. Así lo aseguran un buen número de supermercados: «Con precios así, tenemos el género porque hay que tenerlo, pero la mayoría de las veces termina por estropearse en las estanterías».

La fruta se salva de este subidón

La fruta, sobre todo los cítricos, se ha visto también muy perjudicada por las heladas. Sin embargo, la altísima producción de 2004 (alrededor de 7,5 millones de toneladas) ha moderado el alza del precio.