La división de la antigua Renfe les ha traído un reparto de los recursos. Los trabajadores de esta empresa se quejan de que, al partirlos en dos, la empresa no está cumpliendo sus deberes en materia de salud laboral. Afirman que no tienen un médico que los atienda.