El cierre se hizo «como consecuencia de la falta del cese voluntario del uso que se estaba dando a este local», según el Ajuntament, que también quiere garantizar así «la seguridad de los usuarios», ya que diversas actas de la Guàrdia Urbana informaban de la concentración de 300 a 400 personas en un espacio reducido.

La clausura ha llegado después de «agotar» todas las vías planteadas a los usuarios. El PP afirmó que el cierre se ha hecho «tarde» y CiU advirtió que no acaba con el conflicto. La comunidad musulmana se mostró sorprendida por esta actuación.