El jefe del área de Predicción del Instituto Nacional de Meteorología, Angel Rivera, ha explicado que las precipitaciones de nieve que han dejado completamente blancas ciudades como Madrid, Segovia o Avila, se deben a que la borrasca se ha estacionado en el área norte y centro peninsular.

 "Hace tiempo que no nevaba tan abundantemente pero esto es lo normal del invierno en las fechas en las que estamos, y no lo de anteriores inviernos, que fueron mucho más suaves", indicó Rivera.

La tendencia es a que durante el día de hoy ese frente de nieve comience a moverse y la cota suba de los 500-600 metros a los 800. El debilitamiento de la borrasca hará que la cota de nieve esté mañana entre los 800-900 metros y ya el viernes las precipitaciones, "no muy importantes", se restringirán a la mitad norte oriental.

Las temperaturas serán bastante frías en el norte y en el centro, con heladas fuertes por la noche. El sábado a última hora, y con una probabilidad de entre el 60 ó el 70 por ciento, entrará una borrasca atlántica que traerá lluvias abundantes.

Es decir, explicó Rivera, el anticiclón se retira hacia el norte "y por fin se abre el camino a las borrascas atlánticas que son las que traen lluvia". Como esa borrasca se encontrará con el frente frío, es probable que la noche del sábado al domingo las precipitaciones comiencen siendo de nieve para convertirse luego en lluvia.