La familia del pasajero asesinado en Miami pide respuesta a EEUU
Reuters Reuters

Ronaldo Alpizar, de 46 años, dijo el jueves que los agentes no debieron disparar contra su hermano Rigoberto, de 44 años, al que describió como un hombre pacífico que nunca había tenido problemas con las autoridades.

'Estoy muy indignado por una situación que se podía haber manejado de una manera diferente', dijo Alpizar a Reuters en su casa, en un barrio popular de San José, la capital de Costa Rica.

Los dos agentes aéreos implicados en los hechos fueron dados de baja administrativamente mientras se realizan las investigaciones de lo sucedido, dijo el portavoz de los agentes aéreos Dave Adams.

Según responsables oficiales, Rigoberto Alpizar, nacionalizado estadounidense, dijo que llevaba una bomba en la mochila al abordar un vuelo en Miami el miércoles.

La policía de Miami dijo después que la esposa de Rigoberto Alpizar les comunicó que su marido sufría depresión maníaca, pero Rolando Alpizar indicó que no tenía conocimiento de que su hermano sufriera una enfermedad mental.

'Era amigable, cariñoso, alegre, siempre muy responsable, trabajador y honesto. No tenía ningún tipo de problema con la autoridad. Ni siquiera un parte (infracción de transito)', subrayó.

Alpizar dijo que estaba en contacto con el Ministerio de Exteriores de Costa Rica y el consulado costarricense en Miami para trasladar el cuerpo de su hermano a Costa Rica para el funeral.

Rolando Alpizar dijo que iba a pedir a las autoridades de Costa Rica que soliciten una explicación oficial a Estados Unidos.

'Queremos una explicación del Gobierno por lo que pasó', dijo.

El incidente es el primero en que agentes aéreos disparan contra un pasajero, desde que se reforzó el programa de seguridad tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.*.