Los restos del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, fallecido el lunes a los 75 años en Londres (ciudad en la que será incinerado), los guardará su viuda en la capital británica «hasta que puedan volver algún día a una Cuba libre». Así lo afirmó la actriz Miriam Gómez.
El autor de Tres tristes tigres (1961) –apasionado del cine, el erotismo, la Habana y el tabaco– tenía su alma en Cuba, a pesar de residir en Londres desde 1968. Seguía la televisión del régimen castrista y conocía lo que sucedía en la isla a través de contactos telefónicos.
Libros indispensables
Cabrera Infante escribió medio centenar de libros, entre los que sobresalen Vista del amanecer en el Trópico (1960), La Habana para un infante difunto (1979) y Mea Cuba (1991).

Su muerte dejó interrumpida La infanta inconstante, una obra que inició en 1996 y de la que llevaba escritas medio millar de páginas.