Que un turista se caiga y se rompa la cadera en las escaleras del avión puede ser mala pata, pero también una triquiñuela para conseguir gratis una prótesis que en su país tendría que pagar. El ejemplo es ficticio, pero ilustra una tendencia detectada en hospitales de Alicante, Dénia, Xàbia, Gandia o Vinaròs, según advierten desde el sindicato médico CESM.

Los facultativos atienden a «gran cantidad» de extranjeros, sobre todo pensionistas, que aprovechan su estancia para recibir, con cargo a las arcas valencianas, prestaciones que en sus países tendrían que pagar de su bolsillo. También los hay que fijan su segunda residencia aquí para tener derecho a medicinas gratis (si son jubilados, claro) y hacer acopio de ellas antes de volver a sus países.

La Conselleria y los Ministerios tienen constancia de estas tretas, pero admiten que es difícil cuantificarlas porque no todos los extranjeros
 3.874

extranjeros

asistidos en 2004 sólo en el hospital de La Vila. Hubo 459 ingresos, 114 operaciones y 508 visitas al especialista  

las emplean y los que las usan disimulan. Sin embargo, hay detalles que los delatan: tener muy avanzada una enfermedad que no aparece de la noche a la mañana y que en sus países no está cubierta por el sistema público.

Las autoridades son reacias a concretar la procedencia de los turistas sanitarios para no generar conflictos diplomáticos, pero abundan los alemanes, franceses, ingleses, austriacos... Los tratamientos también varían: marcapasos, cataratas, resonancias, análisis especiales, prótesis de rodilla o cadera, exploraciones con sondas...

Los médicos denuncian que no cobran por esas cartillas y coinciden con los enfermeros, representados por su sindicato Satse, en que agravan la presión asistencial y no son tenidos en cuenta en la planificación de las plantillas.  

 

El gasto asciende a 312 millones

La asistencia sanitaria es universal y gratuita en España, no así en otros países europeos. Esta diferencia alienta el turismo sanitario. A día de hoy, las autonomías trasladan al Ministerio las facturas de los extranjeros atendidos (cerca de 373.000 en la valenciana que representan unos 312 millones anuales, según la Conselleria). El Ministerio reclama ese montante a los países de origen y reintegra parte a las Comunidades. La ministra, Elena Salgado, ha propuesto crear un fondo de cohesión europeo, similar al autonómico, para simplificar y agilizar estos cobros.