El vídeo, captado desde el Paseo de la Castellana, muestra cuatro o cinco ventanas de una planta por debajo del fuego, a la altura del décimo piso, iluminadas por una línea de fluorescentes como de oficina.

Esta grabación doméstica se suma a las tomadas por otros videoaficionados que han tomado imágenes sobre la presencia de personas sin identificar en el edificio Windsor cuando se incendiaba y los bomberos ya habían abandonado el inmueble para atajar el fuego desde fuera.