Los encargados de gestionar estas ayudas y administrar los nuevos negocios serán un grupo de 700 emigrantes retornados e inmigrantes, de los cuales el 60% serán mujeres. 
La iniciativa, presentada ayer, se pondrá en marcha en las provincias de A coruña y Pontevedra, por ser éstas las que concentran un mayor índice de personas de estos colectivos. Según la Xunta, en A Coruña hay censados 17.300 inmigrantes, y en Pontevedra esta cifra asciende hasta los 28.800.

De los 700 beneficiarios directos de este proyecto, 200 recibirán formación en economía social. Asimismo, se formará a 20 agentes de mediación intercultural. Para ello, habrá un presupuesto de 1,3 millones de euros.