El número de recién nacidos de alto riesgo, prematuros y con bajo peso ha aumentado en España de manera significativa a lo largo de los últimos años. Simultáneamente, el peso medio de los neonatos en general ha disminuido. Así lo advierte la Sociedad Española de Neonatología, cuyos datos revelan que los niños pretérmino de menos de 37 semanas de edad gestacional significan el 7,1% de los nacidos en España en el último año y se han incrementado en un 13% en el periodo 2000-2003 sobre el trienio anterior.

El problema es mayor si se tiene en cuenta que el aumento se ha producido, sobre todo, en los recién nacidos de bajo peso y pretérminos de menos de 1.500 y de 1.000 gramos. En 2003 nacieron 31.649 niños con menos de 2.500 gramos (7,2% del total). Los nacidos con menos de 1.500 gramos fueron 3.300 (0,75%). Con menos de 1.000 vieron la luz 967.

Como causas de este problema se citan varios factores. En primer lugar, las parejas cada vez retrasan más el momento del embarazo. Por otra parte, hay que citar el aumento en embarazos por fecundación asistida y también el de nacimientos en la población inmigrante, que no ha recibido unos cuidados sanitarios previos como los de la población autóctona.