Según la Dirección General de Tráfico, la nevada, que continúa produciéndose, ha provocado la restricción del tránsito a camiones en toda la comunidad de Madrid, son obligatorias las cadenas en los puertos de Somosierra y el alto de El León y se encuentran cerrados los de Canencia y la Morcuera.

Los problemas de tráfico se registran en la periferia de la ciudad por la acumulación de nieve, con retenciones en la M-40, entre Vallecas y el estadio de la Peineta, en los túneles de El Pardo, en la A-2 entre Torrejón y San Fernando y en la A-3 en Moratalaz y los accesos por la A-6 y la A-1.

La Dirección General de Protección Ciudadana de la Comunidad de Madrid ha activado a las 5.50 horas de hoy el "nivel 1" de emergencias del plan de inclemencias invernales ante la nevada que está cayendo sobre la comunidad madrileña.

A causa de la nevada --que en algunos lugares superaba los 10 centímetros de espesor-- la hora punta de entrada a Madrid se retrasó más de lo habitual, ya que los coches tardaban en llegar a la capital por las dificultades que se producían en las carreteras de acceso.

En el interior de la ciudad también se circulaba con lentitud y precaución, sobre todo en las zonas en cuesta, ya que la calzada estaba resbaladiza, a pesar de que los servicios municipales habían esparcido durante la noche toneladas de sal y arena para evitar la formación de placas de hielo.

Varias líneas de autobuses --en la zona norte-- sufrieron retrasos debido a la lentitud con que tenían que circular los vehículos públicos por la nieve. Los trenes de Cercanías y las líneas del Metro registraron una gran afluencia de personas que prefirieron utilizar el transporte subterráneo, lo que también originó aglomeraciones de personas en algunos momentos, en especial en la estación de Cercanías de Atocha.

La capital madrileña ofrecía, pues, una estampa insólita, con todas las calles cubiertas de nieve, y con los parques y jardines totalmente blancos. Los árboles ofrecían un aspecto navideño, con enormes capas de nieve en todas sus ramas.

A pesar de todos los problemas originados por la gran nevada, los madrileños, que en la mayoría de los casos han llegado tarde a su trabajo, coincidieron en destacar que la estampa es realmente "increíble".

En España, un total de 13 puertos de montaña permanecen hoy cerrados por el temporal de nieve que afecta al norte peninsular. En otros 21 es obligatorio el uso de cadenas, según ha informado la Dirección General de Tráfico.

El Instituto Nacional de Meteorología (INM) prevé para hoy chubascos débiles en Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, sistemas Central e Ibérico, Cataluña, Navarra, Aragón, País Vasco, Madrid, de Castilla-La Mancha, Extremadura y Comunidad Valenciana, mientras caerá la nieve en el norte y centro peninsular y las temperaturas no cambiarán.

Según ha informado Ángel Rivera, jefe de predicción metereológica, a Efe la nieve se verá en todo el centro peninsular "a nivel de suelo", aunque según vaya avanzando la tarde la cota irá subiendo a los 800 ó 1.000 metros.

Rivera ha señalado que las temperaturas se mantendrán estables y no se prevén heladas intensas. Esta situación, durará mañana y pasado y ya el jueves se registrará una "cierta mejoría".

DOCE COMUNIDADES EN ALERTA

La nieve, que mantiene en alerta a Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León, Navarra, La Rioja, Aragón, Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía Oriental, se verá en todo el centro peninsular "a nivel de suelo", aunque según vaya avanzando la tarde la cota irá subiendo a los 800 ó 1.000 metros.

La alerta es extrema, de nivel 5, en el Pirineo aragonés y navarro por peligro de aludes.

Ante la previsión de importantes nevadas, Protección Civil aconseja no viajar, salvo que sea imprescindible y que se extremen las precauciones "con los colectivos más vulnerables: niños, ancianos y personas con discapacidad".