La modelo reconoció que consumía éxtasis ocasionalmente.