Los diez detenidos llegaron ayer a la Audiencia Nacional, donde el Juzgado de Instrucción número uno estudiará los delitos de asociación ilícita, enaltecimiento del terrorismo o alteración del orden público que se les imputan. Ameijeiras ve más difícil la ilegalización de AMI, porque «el Código Penal actúa contra las personas, no contra las asociaciones».

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, reaccionaba celebrando «el buen trabajo de las fuerzas de seguridad». Pero sus socios del BNG temen que se cree «una alarma social injustificada» por la «aparatosidad» de las detenciones.

La reacción más violenta se produjo en Santiago, donde una llamada anónima anunciando la colocación de una bomba obligó a desalojar, pasadas las cinco de la tarde, a 150 personas en el hotel Puerta del Camino. Dos furgonetas de la Policía Nacional y diez agentes registraron el hotel hasta asegurarse de que se trataba de una falsa alarma.