Fecundación in vitro
Fecundación in vitro de un óvulo humano. ARCHIVO

La Temple University Medical School de Philadelphia acaba de presentar un interesante trabajo en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (American Association for the Advancement of Science).

Han comparado el ADN placentario y del cordón de 10 niños nacidos con técnicas de reprodución asistida con el de 12 niños concebidos de forma natural y han hallado que los niños nacidos con técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro o mediante la inyeccion de esperma directamente en el óvulo tienen diferencias significaticas en entre un 5% y un 10% de los 800 genes estudiados.

Este estudio apunta además a la posibilidad de que estos niños desarrollen con el tiempo en mayor medida obesidad o diabetes, ya que algunos de los genes afectados que han encontrado están relacionados con la gestión orgánica de la insulina  y la glucosa.

Claro, que también sucede que son niños que suelen nacer con algo menos de peso. Y precisamente en los niños nacidos bajos de peso hay una mayor incidencia de obesidad, diabetes de tipo 2 e hipertensión a partir de los cincuenta años.

Y los autores del estudio también apuntan a que podría ser que esas leves diferencias vinieran dadas precisamente por la infertilidad de sus progenitores.

Lo cierto es que de momento no se han visto diferencias en el desarrollo de los niños concebidos en un laboratorio y el resto. Aparentemente son igual de saludables unos que otros. Pero los investigadores apuntan a que hay que esperar para llegar a esa conclusión ya que todos son aún muy jóvenes.

El primer niño nacido in vitro es un un adulto de 31 años. Ya hay millones de seres humanos nacidos con esta técnica en el mundo (sólo en Estados Unidos hay tres millones). El primer niño nacido mediante inyección de esperma en el óvulo es apenas un adolescente.