Human Rights Watch (HRW), con sede en Nueva York, dijo que los asesinatos comenzaron este año en el empobrecido distrito de Ciudad Sáder, en Bagdad, y se han propagado por varias ciudades de Irak.

'Los asesinos invaden casas, capturan a personas en las calles y las interrogan antes de matarlas para extraerles los nombres de otras potenciales víctimas, dijeron testigos y supervivientes', señaló el grupo en un comunicado.

La conducta homosexual está prohibida en casi todo Oriente Próximo, pero las condiciones se han vuelto particularmente peligrosas para los homosexuales y lesbianas en Irak desde el ascenso de las milicias religiosas después del derrocamiento de Sadam Husein hace seis años y medio en manos del Ejército estadounidense.

Las milicias musulmanas chiíes controlaban varias áreas de Bagdad y el sur del país, pero una serie de operaciones del Gobierno en los últimos dos años ha debilitado su presencia.

Militantes islamistas suníes como Al Qaeda también han propagado la intolerancia religiosa.

HRW dijo que había recibido información de que en algunos ataques las fuerzas de seguridad iraquíes habían 'colaborado y participado de los asesinatos'.

'El asesinato y la tortura no son maneras de garantizar la moralidad (...) Estos asesinatos demuestran el persistente y letal fracaso de las autoridades post ocupación para establecer el dominio de la ley y proteger a sus ciudadanos', dijo el investigador de HRW Rasha Moumneh.

El Ministerio del Interior dijo que las acusaciones sobre la implicación de sus fuerzas en los asesinatos de homosexuales deben ir acompañadas de pruebas.

También señaló que el ocultamiento y la estigmatización ligados a la homosexualidad hacen que muy pocos se animen a presentar quejas por abusos.

'Desafortunadamente, no recibimos quejas claras sobre este tema. (Los parientes de las víctimas) consideran que hablar del tema es peor que el crimen en sí, esa es la naturaleza de nuestra sociedad', dijo el portavoz del Ministerio, el general Abdul-Karim Jalaf.

El silencio en torno a la cuestión dificulta saber cuántas personas fueron asesinadas en ataques homófobos, pero HRW dijo que los muertos podrían ser cientos.

No existe una ley contra la homosexualidad en Irak, pero puede ser sancionada invocando leyes para proteger el orden público y la moralidad.

Muchos homosexuales han huido a otros países, como Turquía, por temor a ser asesinados.