De la levadura al café y la harina: estos son los alimentos que debes tirar en cuanto caduquen

  • Algunos alimentos se pueden comer pasada la fecha de caducidad sin que suponga un riesgo para la salud, pero otros no.
  • La carne y el pescado, los embutidos o el café son algunos productos que pueden causar intoxicación. 
Paquete de harina.
Paquete de harina.
©GTRESONLINE

En muchas ocasiones, los consumidores no tienen claro en qué momento hay que desechar los productos, atendiendo a la fecha de caducidad o de consumo preferente, lo que puede llevar a dos situaciones negativas: por un lado, que se ingieran productos en mal estado y, por otro, que se deseche un exceso de alimentos que todavía son comestibles.

Por ello, conviene tener clara la diferencia entre ambos conceptos. La fecha de caducidad indica el límite en el que se pueden consumir dichos alimentos para no caer en una intoxicación, por lo que estos alimentos no deberían comerse nunca caducados. En cambio, la fecha de consumo preferente indica que los productos pueden haber perdido calidad, aunque no supone un riesgo para la salud comerlos pasados ese límite marcado en el envasado, según la Organización de Consumidores y Usuarios

Productos que nunca deberías comer caducados

En primer lugar, hay que tener en cuenta siempre el sentido común antes de decantarse por tirar la comida a la basura o comerla cuando ya se ha pasado la fecha de caducidad. Las comidas que pueden causar una intoxicación suelen presentar mal olor, moho, deterioro o cambio de aspecto y de textura, lo que hace indicar que no está en condiciones óptimas para el consumo.

Los alimentos con los que hay que tener especial cuidado y con los que más precauciones hay que tener a la hora de conservarlo y cocinarlo, ya que se estropean muy fácilmente, son los productos frescos, sobre todo, la carne y el pescado. 

Así, una vez pasada la fecha de caducidad de los envases, hay que tratar de no comer carnes, pescado o queso fresco. De hecho, el riesgo puede presentarse incluso antes de la fecha de caducidad si los alimentos no se han conservado a temperaturas adecuadas. Por ello, con este tipo de productos, solamente hay dos opciones: cocinarlo rápidamente y comerlo o, por el contrario, congelarlo para que se conserve durante días en condiciones óptimas.

Igualmente, algunos platos como los platos preparados frescos, por ejemplo el sushi, tampoco deben consumirse pasada la fecha, ya que hay riesgo de que tengan bacterias patógenas y causen intoxicación.

También los embutidos, el jamón cocido, la pechuga de pavo o la mortadela, entre otros, pueden congelarse directamente si no se van a consumir en mucho tiempo con el objetivo de que no se echen a perder fácilmente. Después, basta con dejarlos descongelar durante un día en la nevera antes de consumirlos. 

Con los quesos se puede optar también por congelarlos, pero hay que tener en cuenta que pueden perder sus propiedades en cuanto a textura y jugosidad si pasan muchos días congelados o no se protegen en una bolsa bien cerrada. Así, lo mejor es consumirlos recién comprados y antes de que caduquen.

Algunos alimentos que traen fecha de consumo preferente tampoco es recomendable comerlos si no han sido conservados en condiciones óptimas. Es el caso del café. Si se guarda en un envase hermético puede durar años sin que cause ningún problema de salud. Sin embargo, si se guarda un paquete abierto, es posible que rápidamente acumule humedad y pierda sus propiedades de color, aroma y sabor.

Lo mismo sucede con la harina, que puede consumirse hasta un mes después de pasada la fecha de caducidad, siempre y cuando haya sido conservada siguiendo las instrucciones del empaquetado. Si la harina está abierta, es posible que coja olor a rancio y humedad, incluso, puede haber acumulado polvo o cambiar su color habitual. 

También hay que atender a la levadura, otro producto que no causa un problema directo a la salud por utilizarlo en nuestras recetas cuando ya está caducado. Sin embargo, no es recomendable haberlo, ya que la levadura juega un papel importante en el horneado y, cuando está caducada o no se conserva correctamente, pierde sus propiedades. 

10 alimentos que pueden comerse aunque estén caducados

Por el contrario, desde la OCU ofrecen un listado de productos que, normalmente, vienen etiquetados con una fecha de consumo preferente, por lo que no pasa nada si se consumen días o semanas después de esa fecha.

Eso sí, hay que cerciorarse primero de que no estén abiertos ni presenten ninguna señal de que están deteriorados. Además, hay que tener en cuenta que pueden tener un peor sabor o textura, lo que no implica que vayan a suponer un perjuicio para la salud. 

Algunos ejemplos de alimentos que pueden consumirse después de la fecha de consumo preferente que se muestra en el envase, según la OCU, son: 

  1. Yogures
  2. Pan de molde
  3. Patatas fritas y frutos secos
  4. Bollos y galletas
  5. Refrescos y alcohol
  6. Pastas, arroces y legumbres
  7. Mermelada y mantequilla
  8. Embutidos y quesos curados
  9. Sopas y salsas de sobre
  10. Envases de tomate
Mostrar comentarios

Códigos Descuento