Pesadilla en Elm Street
'Pesadilla en Elm Street', una de las sagas más rentables en terror. Wallpaperbase.com
Dormir significa descansar tanto cuerpo como mente, sin embargo, a veces despertamos con la sensación de no haber descansado lo suficiente, o con un mal recuerdo. Lo segundo suele deberse a un mal sueño, a una pesadilla. ¿Por qué se producen?

Diferentes sitios en Internet coinciden a la hora de explicar el origen de estos sueños indeseables.

Saludmental.info y Sabercurioso.com dan respuestas a esto. La segunda explica que no se trata de un hecho aleatorio, por muy rara que parezca la pesadilla, ya que, pese a que aún queda mucho por avanzar en los estudios cerebrales, lo cierto es que los sueños no se producen de forma aleatoria y sí mediante la conjunción de recuerdos, percepciones sensoriales y emociones. Así, podría decirse que un sueño y una pesadilla es algo como un mecanismo que usa el cerebro mientras dormimos para dar respuesta al por qué de lo que vivimos o sentimos.

Se produce, indican ambas webs, en la quinta fase del sueño, la denominada REM (rapid eye movement). Una fase mucho más activa de nuestro organismo en la que se produce un rápido movimiento ocular bajo los párpados (de ahí su nombre).

Las fases del sueño tienen una duración determinada, pudiéndose alargar la fase REM en función de la intensidad de la vivencia tenida. La fase REM y la no REM se alternan cada 90 minutos aproximadamente.

Generalmente es el estrés, el miedo o una vivencia con una gran carga emocional las que provocan las pesadillas. También puede ser interpretado como una señal de alarma que el cerebro emite durante el sueño, algo así como ‘algo no funciona' debido a tipologías de vivencias diversas dolorosas y traumáticas como un desengaño amoroso, un problema psiquiátrico o una adicción a drogas.