Piercin en el labio
Las pieza metálizas pueden pegarse a la piel.

Los adornos metálicos que se implantan como "piercing" en la nariz, las cejas o en el rostro en torno a la boca resultan peligrosos a muy bajas temperaturas y pueden provocar lesiones por congelación.

No se deben retirar ese tipo de adornos a temperaturas bajo cero

"El metal se pega congelado a la piel. Por ese motivo no se deben retirar ese tipo de adornos a temperaturas bajo cero", según advirte un portavoz de la empresa sanitaria Techniker Krankenkasse  (TK) con motivo de la ola de frío que azota Alemania, donde se han registrado hasta 26 grados bajo cero.

La retirada de dichos adornos puede dar lugar a dolorosas quemaduras por congelación en lugares sensibles como la nariz, los ojos o la boca, advirtió la TK, que ha realizado un estudio sobre la problemática del "piercing" y sus consecuencias para la salud.

Los científicos subrayan que el metal se enfría con suma rapidez y es un mejor conductor de temperatura que el tejido adiposo. En las partes del cuerpo expuestas directamente al frío los adornos de "piercing" enfrían el tejido de su entorno y estrangulan la circulación sanguínea, por lo que las piezas metálicas se pueden pegar por congelación a la piel.