Descubre estos tres pueblos abandonados y con historia en la Comunidad de Madrid

Iglesia de San Pedro, en Polvoranca.
Iglesia de San Pedro, en Polvoranca.
Wikipedia / Pablo Cabezos

Desde los años 50, los núcleos de población han experimentado un gran cambio debido, sobre todo, al éxodo rural. Este fenómeno que hizo a las generaciones pasadas salir de los pueblos y habitar lo que hoy son las grandes ciudades ha dejado rastro en forma de pueblos abandonados. 

En la Comunidad de Madrid, cerca de la capital, se pueden encontrar algunos ejemplos de pueblos abandonados que, en su día, tuvieron mayor importancia y de los que hoy quedan vestigios y recuerdos de lo que fueron. 

Tres pueblos abandonados 

El Alamín es uno de los pueblos abandonados que se pueden encontrar dentro de la Comunidad de Madrid. Todavia conserva calles y edificios de lo que fue antiguamente y, además, sobre este lugar circulan todo tipo de historias y relatos paranormales. Actualmente, El Alamín pertenece a Villa del Prado. 

Polvoranca es un nombre que, seguramente, les suene a muchos madrileños, no como pueblo, sino como parque. Polvoranca fue una aldea situada en el sur de Madrid, concretamente, entre Leganés y Fuenlabrada. Estuvo habitada hasta el siglo XIX pero, actualmente, se ha convertido en el conocido como parque Polvoranca. De hecho, en él se puede encontrar la iglesia San Pedro Apóstol, perteneciente al antiguo pueblo.

Bellidas es el tercer pueblo abandonado de la Comunidad de Madrid. Estuvo habitado hasta bien entrado el siglo XX y pertenece a Piñuécar-Gandullas. Actualmente, lo único que se puede encontrar en el pueblo abandonado es el Caserío de las Bellidas, tal y como cuentan en la web del Ayuntamiento de Piñuécar-Gandullas, aunque se puede apreciar la organización del pueblo y callejear entre los restos de casas de piedra y huertas.

Ver esta publicación en Instagram

Continuamos nuestro viaje temporal a lo largo de la historia de Piñuécar-Gandullas. Hoy nos situamos en el siglo XVI, época en la que los Mendoza ya controlaban "Buitrago y su tierra". Este territorio lo conformarían cuatro villas (Buitrago, La Hiruela, El Atazar y La Puebla) y seis demarcaciones o cuartos. Aquí destacaremos dos: el Cuarto de Horcajo, al que pertenecía Piñuécar y Vellidas junto con otros pueblos y el Cuarto de los Aledaños al que pertenecía, entre otros, Gandullas. En torno a estos siglos (XVI-XVII) encontramos los primeros textos referidos a Piñuécar, Gandullas y los despoblados Vellidas, Ventosilla y Sto. Domingo. La iglesia de este último ejercería como parroquia para los vecinos de los otros tres pueblos entre los que se ubicaba, por tanto, funcionaba como lugar de encuentro y cohesión. En esta iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán, conocida hoy día como la Espadaña (único elemento que se conserva de la misma), se trataba un tema muy importante para el funcionamiento de estos pueblos, el regadío. Este edificio funcionaba como sede del Tribunal de las Aguas, lo cual conocemos gracias a las Ordenanzas de Reguera de Piñuécar (s. XVI), donde encontramos las sentencias contra las infracciones cometidas por los usuarios de la reguera, la cual continua en funcionamiento. Las primeras fotos corresponden a la Espadaña y la última a un tramo de la reguera de Piñuécar. . . . #sierranorte #sierranortemadrid #turismosierranorte #turismomadrid #madrid #piñuecar #gandullas #piñuecargandullas #turismorural #comunidaddemadrid

Una publicación compartida de RETAZOS DE NUESTRA HISTORIA (@pinuecar_gandullas) el

Mostrar comentarios

Códigos Descuento