Según relataron, se movía a gran velocidad sobre el cielo en una trayectoria horizontal y en dirección Este-Norte. La primera alerta se recibió a las 21.00 desde Alfafar. Luego llamaron vecinos de Castellón y Rojales. En abril de este año también se pudo ver en el cielo valenciano una gran bola de fuego. Al parecer, un resto del sistema solar entró en la atmósfera, según concluyó el Observatorio de la Universitat de València.