La nueva estación de Bailén de Metro Valencia, cuyas obras se iniciaron en julio de 2003 y que ha contado con un presupuesto aproximado de 23 millones de euros, se abrirá al público a finales del próximo mes de septiembre, según informaron fuentes de la Conselleria de Infraestructuras y Transporte.

Estas instalaciones permitirán mejorar la accesibilidad de la actual línea 5 de Metro Valencia, ya que se sitúan entre dos estaciones consecutivas muy alejadas entre sí (Colón y Jesús), al tiempo que facilitarán la conexión con la futura Estación Central de Renfe.

La nueva estación de Bailén se ubica en el cruce de la Gran Vía Ramón y Cajal con la calle Bailén, coincidiendo bajo el túnel de las Grandes Vías.

La estación tiene dos niveles, un primero que acoge el vestíbulo e instalaciones, y un segundo que alberga el andén, mientras que cuenta además, a un nivel más profundo, con accesos para la futura Estación Central.

La ubicación de la estación bajo el túnel de la Gran Vía ha obligado a diseñar el vestíbulo de forma que se divide en dos áreas con accesos independientes para cada una de ellas, y que cuentan con escaleras y con ascensor para asegurar el acceso a personas de movilidad reducida por el lado de la calle Xàtiva.

En el lado del vestíbulo que da a la calle Jesús, uno de los accesos conecta directamente con el paso inferior de la Gran Vía Ramón y Cajal, lo que permite una mejora en la comunicación con el barrio de Ruzafa.

En el nivel donde están las vías hay un andén central de 8 metros de ancho y 100 metros de longitud, que se ha ubicado en el centro para simplificar su utilización, al unificar el acceso a los trenes sea cual sea el sentido del recorrido del viaje.

La nueva estación de Bailén se ha construido mediante la ampliación del túnel de la línea 5 en este ramal, para lo cual se han demolido parcialmente sus estructuras en determinados tramos con el fin de ampliar y obtener un habitáculo de 305 metros de longitud y 17,80 metros de ancho entre las pantallas (paredes) del túnel.

En el lado este del actual túnel se han construido unas pantallas adicionales a las existentes, a una profundidad de entre 15 y 30 metros según el tramo de estación, que permiten ampliar la sección actual y disponer así de la anchura necesaria para albergar un andén central y dos vías de circulación ferroviaria.

Por lo que respecta a los niveles de cubierta y de vestíbulo, se ha proyectado en la mayor parte de la estación una losa de hormigón armado para afectar lo mínimo posible la infraestructura existente.