Las mujeres que han recibido hipnoterapia (hipnosis) al tener un aborto temprano necesitan menos analgésicos que las que no utilizaron este sistema contra el dolor, según un estudio realizado en 350 pacientes de una clínica de Canadá.

Después, estas mujeres no sintieron más dolor que las que habían recibido sólo el tratamiento farmacológico tradicional.

No sienten más dolor qe las que han recibido tratamiento farmacológico tradicional
"Esos fármacos alivian el dolor parcialmente durante el aborto, pero hay buenos motivos para reducir la necesidad que tienen las mujeres de tomarlos", afirma la doctora
Isabelle Marc, autora principal del estudio.

En general, a menor cantidad de medicamentos, mayor rapidez de recuperación, menos efectos adversos y alta hospitalaria más rápida, dijo Health, investigadora de la Laval University, en Quebec, Canadá,

"El manejo del dolor durante el aborto sigue siendo un desafío", indicó, y el nuevo estudio sugiere que la llamada analgesia hipnótica permitiría aliviar el dolor y la ansiedad en la mujer durante el procedimiento".

Las investigaciones han sido publicadas en American Journal of Obstretics & Gynecology .

Durante la hipnoterapia, un especialista guía a la paciente para lograr un estado relajado de conciencia y luego le sugiere cómo manejar los síntomas o modificar su conducta.

Un especialista guía a la paciente para lograr un estado relajado de conciencia

En el estudio, la mitad de las participantes recibieron al azar una sesión de relajamiento hipnótico durante el que se les indicó cómo manejar el dolor durante el aborto. El hipnoterapeuta las acompañó durante la intervención.

El resto de las participantes recibió la atención tradicional, que consiste en que un enfermero las acompañe durante el procedimiento y les indique cómo relajarse y respirar profundo, pero sin instrucciones específicas sobre cómo reducir el dolor o la ansiedad.

El equipo halló que el 63% de las mujeres que había recibido hipnoterapia solicitó analgésico intravenoso durante el procedimiento, a diferencia del 85% de las pacientes que había recibido el tratamiento tradicional.